Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El superávit de los Ayuntamientos sólo facilita la caída de un 1% de su deuda

La administración local registró en 2013 más ingresos que gastos tras un fuerte ajuste

La administración que más ha contribuido en 2013 a embridar el déficit, los Ayuntamientos, mantiene sin embargo los mismos niveles de deuda que en 2012, según los datos hechos públicos por el Banco de España este viernes. En el cuarto trimestre de 2013 los municipios registraron una deuda global de 41.490 millones, un 1% menos que en el mismo periodo del año anterior. Los números rojos de municipios, diputaciones y cabildos equivalen al 4,1% del PIB, el mismo ratio de 2013 y lejos de niveles de hace un lustro, cuando solo suponía el 3,3% del PIB.

Paralelamente, los fuertes ajustes en gasto corriente y personal que han hecho los últimos años los municipios permitirán que en 2013 su superávit sea, según varias estimaciones, de entre el 0,2% y el 0,4%, lo que dará un colchón adicional al Estado para cumplir sus compromisos. Esta aparente contradicción entre el positivo comportamiento del superávit y la caída de solo un punto de la deuda estaría en que parte de los números rojos que afloraron con el fondo de pago a proveedores (un mecanismo con el que los Ayuntamientos transformaron deuda comercial en deuda financiera) se incorporó a déficits de años anteriores.

Las capitales de provincia acumulan el 38% del total, 35.133 millones, y de ellas Madrid tiene el 17% de toda la deuda municipal de España (7.036 millones, 395 millones menos en el último año). El segundo Ayuntamiento más endeudado es Barcelona, con el 2,6% del total (1.110 millones) seguido de Valencia (872 millones), Zaragoza (861) y Málaga (701). En manos de Diputaciones, Cabildos y consejos insulares quedan otros 6.000 millones, el 14% del total.

Los 41.490 millones anotados en el “debe” de los Ayuntamientos están más lejos de reducirse: el Gobierno ha permitido destinar a inversiones los excedentes presupuestarios a aquellas entidades que presenten superávit (en 2012 fueron 3.500 Ayuntamientos de los 8.117). Hasta ahora, según la Ley de Estabilidad Presupuestaria, los remanentes de tesorería debían forzosamente dedicarse a reducir el endeudamiento, algo que los alcaldes veían como un corsé demasiado apretado teniendo en cuenta que en 2015 se celebran elecciones locales. La manga ancha del Ejecutivo con las corporaciones se plasmó, curiosamente, en el Real Decreto de medidas urgentes para reparar los daños causados por el temporal publicado el pasado 22 de febrero. 

En manos de bancos y cajas está el 63% de la deuda municipal, 26.392 millones, y otro 26% está en el Fondo de Financiación de Pagos a los Proveedores (10.910 millones).