Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El fiasco de las autopistas le cuesta 200 millones a Ferrovial en provisiones

El grupo ha provisionado totalmente en sus cuentas el impacto negativo de la R-4 y la AP-36

Ferrovial ha hecho provisiones por 200 millones de euros en sus cuentas para cubrir el fiasco de las dos autopistas de peaje participadas por la empresa, la Radial 4 (Madrid-Ocaña) y la AP-36 (Ocaña-La Roda), según informó el consejero delegado del grupo, Íñigo Meirás, en un encuentro con periodistas con motivo de la presentación de resultados de 2013 este martes, que crecieron un 5%, hasta los 727 millones.

"Ha sido un proceso doloroso", reconoció Meirás, que lo dio por finalizado. Como Ferrovial, otros accionistas de la docena de autopistas de peaje que han presentado concurso de acreedores, entre ellas la R-4 y la AP-36, han tenido que recoger las pérdidas en sus cuentas. El Ministerio de Fomento está buscando la forma de rescatar estas vías sin que le cueste dinero al contribuyente. El consejero delegado se mostró contrario las modificaciones en la ley aprobadas recientemente por el Gobierno que limitan el coste para las arcas públicas de la probable quiebra de estas vías.

La probable apertura de AENA al capital privado fue otro de los temas por los que fue preguntado Meirás. Ferrovial estaría interesada en acudir a este proceso siempre y cuando pudiera gestionar, no solo como socio financiero, dijo el ejecutivo, que el año pasado ganó 5,58 millones de euros entre sueldo y pensión. Esta condición aleja a la empresa de AENA, ya que la ministra de Fomento, Ana Pastor, ha insistido en que está en sus planes que el Estado siga manteniendo el control del gestor de los aeropuertos españoles.

Fuera de España, Ferrovial contempla adquirir alguna compañía, bien en países en los que ya está presente o en nuevos mercados, mientras mantiene el foco en las nuevas oportunidades que puedan surgir, entre ellas, en el negocio aeroportuario no solo en Reino Unido. Según Meirás, se trataría de una compra pequeña que permitiese a la compañía actuar como local en los procesos de licitación. Entre los mercados objetivo destacan los países de la OCDE, Estados Unidos, Canadá, Australia, Chile, Colombia y Perú.