Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La patronal pide al Gobierno una rebaja general de impuestos

La CEOE reclama que se iguale el trato entre pymes y grandes grupos

Juan Rosell, presidente de la CEOE
Juan Rosell, presidente de la CEOE

La CEOE presentó el miércoles con poca fe una propuesta para la reforma fiscal basada en una rebaja general de impuestos —bajar cotizaciones, IRPF, impuestos de Sociedades, eliminar Patrimonio y elevar mínimo exento de Sucesiones— y fía la mejora de los ingresos tributarios, uno de los grandes problemas de España, al crecimiento y la lucha contra el fraude.

“Una cosa es lo que decimos y otra lo que se puede hacer. Nosotros decimos lo que creemos que se debería hacer, si estuviéramos en el Gobierno sería probablemente mucho más complicado hacerlo porque hay que ir con el bisturí. Tenemos la gran ventaja de que podemos decir cosas y no las tenemos que poner en práctica”, respondió el presidente de la CEOE, Juan Rosell, a la pregunta si este momento hace viable las rebajas fiscales que pide la patronal. Los números “cuadran mejor” cuando hay mayor nivel de actividad, matizó luego.

España tiene una presión fiscal ocho puntos por debajo de la media europea (del 32% al 40% sobre el PIB) y dos por debajo de la OCDE. Entre 2014 y 2016 se enfrenta a un recorte de unos 38.000 millones de euros con el fin de reducir el déficit público en el 4,2% del PIB. En este contexto, y con las elecciones europeas en primavera, el Ejecutivo de Mariano Rajoy busca suavizar la fiscalidad sobre el trabajo, bajando el IRPF que subió en 2012, y compensarlo con un aumento de la tributación sobre el consumo (el IVA) y los inmuebles a costa de ampliar las bases imponibles.

“Una cosa es lo que decimos y otra la que se puede hacer”, dice Rosell

Lo que la CEOE plantea en un documento de 52 páginas consiste, en líneas generales, en una rebaja de dos puntos en las cotizaciones sociales y una rebaja del tipo nominal del impuesto de Sociedades—del 30% en grandes empresas y 25% en pymes— para acercarlo “al tipo efectivo de gravamen”, lo que se paga en líquido después de deducciones. En 2012, por ejemplo, las empresas pagaron 12,5% de los beneficios declarados, según la Agencia Tributaria.

La CEOE también quiere eliminar el trato fiscal en función del tamaño de las empresas e incluso la eliminación del sistema de módulos, tal y como señaló la presidenta de la Comisión Fiscal de la patronal, Pilar González de Frutos, si bien Rosell matizó respecto a los módulos que la idea consiste en analizar sector por sector para modernizar el sistema.

La patronal también se opone a cualquier subida de tipos del IVA, ya que están en línea con otros países europeos, y a ampliar la base imponible al pasar productos del tipo reducido al general, una medida que sí proponen el Fondo Monetario Internacional (FMI) y Bruselas.

España es el país europeo que menos recauda por el impuesto que grava el consumo, ya que “el verdadero problema es la lucha contra el fraude”. En la misma línea, el presidente de la patronal defendió la necesidad de medidas, excluyendo la amnistía fiscal, que incentiven la regularización de economía sumergida, como bonificaciones e incentivos en el IRPF para empleados de hogar, una medida que estudia el Gobierno.

En cuanto a la posibilidad de eliminar la desgravación por vivienda con efecto retroactivo, la patronal rechazó la retroactividad que cualquier desgravación ya que genera inseguridad jurídica.