Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los jueces vuelven a interrogar a Lagarde sobre el ‘caso Tapie’

La directora del FMI declaró cinco horas el 31 de enero en París sin que el hecho trascendiera

Lagarde, en un acto en Bruselas a finales de enero.
Lagarde, en un acto en Bruselas a finales de enero. AP

Christine Lagarde, ex ministra de Economía con Nicolas Sarkozy y actual directora gerente del Fondo Monetario Internacional, declaró el 31 de enero por segunda vez y durante cinco horas ante los jueces de la Corte de Justicia de la República (CJR) que investigan la pieza ministerial del escándalo Bernard Tapie.

El caso se remonta a 2007, cuando el Gobierno francés decidió habilitar un arbitraje privado para zanjar el largo contencioso que mantenía el empresario con el banco público Crédit Lyonnais por la venta de Adidas. El tribunal autorizado por Economía acabó condenando al Estado a pagar a Tapie 403 millones de euros, y Lagarde no recurrió, en una decisión que fue considerada lesiva para el Estado por la oposición y numerosos juristas.

La declaración de Lagarde se produjo en el máximo secreto y de hecho ha sido revelada por la televisión I-Télé una semana después de que se produjera. La directora del FMI declaró durante 24 horas el año pasado ante los jueces de la CJR como sospechosa de complicidad en falsedad y malversación de caudales públicos, y al acabar aquel maratón fue declarada testigo asistido, un estatuto que no excluye la imputación si aparecen nuevos indicios.

Según la cadena televisiva, al final de esta nueva declaración Lagarde tampoco ha sido imputada. La Corte de Justicia de la República, que se ocupa de investigar y juzgar a los ministros y exministros, investiga el caso en paralelo a la justicia ordinaria.

En la pieza no ministerial de la caso, los jueces han elevado el escándalo a la categoría de “estafa en banda organizada”, y han imputado ya por ese delito a media docena de implicados, entre ellos a Bernard Tapie, a Stéphane Richard, ex número dos de Lagarde en Economía, y a dos de los tres árbitros que tomaron la decisión de indemnizar con 403 millones al polémico empresario.