Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

CC OO realizará una auditoría externa del sindicato para no estar “bajo sospecha”

"Queramos o no, estamos bajo el ojo de la sospecha", proclama el secretario general de CC OO, Ignacio Fernández Toxo

CC OO se siente bajo sospecha. El caso de las facturas de UGT en Andalucía extiende la sombra "al conjunto del movimiento sindical y por ende a nosotros también", según el secretario general de CC OO, Ignacio Fernández Toxo. Lo que, en su opinión, se ha agravado porque "el retraso en la respuesta de UGT ha amplificado los efectos del acoso a que se ve sometida".

"Queramos o no, estamos bajo el ojo de la sospecha y la forma de quitárnoslo de encima es no mirar a otro lado, sino mirar hacia dentro, ver qué problemas tenemos y qué soluciones podemos poner a los problemas que se detecten", ha declarado el secretario general de CC OO, Ignacio Fernández Toxo, que trata así de poner distancia con el escándalo andaluz de UGT.

El plazo para que estén listas las auditoría es de unos dos meses. No obstante, ha explicado Toxo, en la presentación de las conclusiones del Consejo Confederal del sindicato aprobadas el martes, que este plazo puede variar en función del proceso de fusión de federaciones sectoriales en que está inmerso el sindicato, y que le llevara a unir las ramas de banca con la de hostelería y turismo, la de industria con la química y la de construcción con la de servicios.

"Se trata de revisar todos los elementos de riesgo potencial: programas  formativos, subvenciones institucionales, proyectos finalistas, prevención de riesgos laborales...identificando los posibles riesgos: facturación, imputación de costes, presencia de dirigentes en órganos de gobierno de empresas, relaciones familiares con empresas o proveedores; grado de ejecución de programas, etc.", añade el informe aprobado sobre las auditorías.

"Confiamos en las personas que han dirigido y dirigen las organizaciones del sindicato, pero eso no es suficiente. La crisis que hoy afecta a UGT, afecta al conjunto del movimiento sindical y por ende a nosotros también", ha añadido Fernández Toxo sobre la posibilidad de que aparezcan casos en CC OO de la misma magnitud que el de las factura de UGT en Andalucía. 

Aumento real de salarios

En la comparecencia, Fernández Toxo también ha vuelto a reclamar un golpe de timón en el comportamiento de los salarios, que acumulan varios años de retroceso. Este es especialmente significativo en 2014, año en que finaliza el pacto trienal de sueldos que CC OO suscribió junto a UGT y CEOE y que suponía en la práctica la asunción de la moderación salarial, porque implica un cambio en la posición mantenida por el sindicato hasta ahora.

 "CC OO quiere proponer un nuevo papel de los salarios. La política de devaluación salarial debe llegar a su fin. Propondremos a UGT y CEOE un debate para abordar el papel del empleo y los salarios, que deben empezar a crecer de forma real", ha declarado Toxo.

La reclamación de CC OO, unida a la realizada por UGT el día anterior -"es necesario que salarios y prestaciones ganen poder adquisitivo", exigió la central dirigida por Cándido Méndez- es probable que choque con la posición de CEOE, que en reiteradas ocasiones ha sostenido que conviene mantener el rumbo de los salarios para ganar competitividad.

Para las negociaciones del nuevo pacto salarial, Toxo propone incorporar dos puntos más: uno "para revertir en la negociación colectiva los efectos de las últimas reformas laborales, especialemente los de la última" y otro que de salida al cambio de la ultraactividad. Este consistiría en lo siguiente: cuando no hay pacto y se agota el plazo de un año de prórroga que fijó la reforma laboral, se trataría de buscar el acuerdo a través de un medidador y, por último, si tampoco así es posible el pacto sería un árbitro quien acabaría por pronunciarse -e imponer- una solución sobre los puntos de discrepancia del nuevo convenio.