Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Tesoro pedirá este año una cifra récord de dinero prestado en los mercados

España emitirá 242.000 millones de deuda pública, 6.000 más que en 2013

El instituto público colocará sus primeros bonos ligados a la inflación

El secretario general del Tesoro, Iñigo Fernández de Mesa.
El secretario general del Tesoro, Iñigo Fernández de Mesa. EFE

El dinero que España pedirá prestado a los mercados batirá un nuevo récord en 2014. El Tesoro Público anunció hoy que emitirá 242.400 millones de euros en deuda, lo que supone un aumento de 6.000 millones respecto a los 236.700 que finalmente colocó en 2013. El volumen de títulos previstos para este año supone el mayor registrado hasta ahora si se excluye el efecto que el rescate europeo a la banca tuvo en 2012, de casi 40.000 millones (sin el programa europeo, las emisiones de ese año del Tesoro se hubiesen quedado en poco más de 210.000 millones).

El que el Gobierno ha decretado como año de la recuperación no evitará que resulte también el de máximo montante de dinero pedido prestado a los mercados: 664 millones de euros diarios. Los 242.400 millones anunciados en total se quedan ligeramente por debajo de los 243.888 millones previstos en los Presupuestos Generales del Estados (PGE) para 2014, presentados el pasado septiembre.

Sin embargo, descontando las amortizaciones (los títulos que venden y que se vuelven a emitir), la emisión neta de deuda quedará en los 65.000 millones, lo que supone un descenso del 10% respecto a lo colocado en 2013 (71.900 millones), una cifra en la que queda incluido el Fondo de Liquidez Autonómico (FLA). Este mecanismo, que provee a los Gobiernos autónomos de financiación más barata que la que estas encuentran en los mercados, contará con 23.000 millones.

La mejora de la deuda pública española en los mercados, que ha reducido notablemente los intereses que se ofrece a los inversores por comprar bonos o letras, también ha permitido al Tesoro potenciar el largo plazo en su estrategia para este año, hasta el punto de que no aumentará en un solo euro la cartera de letras. Es decir, el organismo solo realizará emisiones brutas de corto plazo (las necesarias para renovar las letras que venzan, que suman unos 109.100 millones de euros), pero los 65.000 millones nuevos previstos corresponden íntegramente a bonos y obligaciones.

Gracias al auge de las compras de títulos soberanos españoles, alentado por el crédito barato del Banco Central Europeo (BCE), La vida media de la cartera de deuda del Estado en circulación se ha situado en 6,20 años y el coste medio de las emisiones ha bajado al 2,45%, lo que supone medio punto inferior al pagado en 2012.

En este contexto, en las cuentas de 2014, el Gobierno pronosticó una rebaja en el gasto por intereses, hasta los 36.662 millones, sobre presupuesto, pero la carga financiera crecerá cerca de un 10% sobre el gasto real de 2013. El secretario general del Tesoro, Iñigo Fernández de Mesa, señaló que 2013 ha constituido para la financiación española el año de la “vuelta a la normalidad”, tras un 2011 y primera mitad de 2012 en que la rentabilidad que España debía ofrecerá para lograr que los inversores compraran sus títulos se había disparado.

El responsable de Tesoro señaló que la prima de riesgo, que es el diferencial de interés que se pagan con relación a los bonos alemanes a 10 años, seguirá a la baja a lo largo de este año. Ayer prosiguió su mejora: bajó a los 188 puntos básicos (1,88 puntos porcentuales), con una rentabilidad exigida a los títulos del 3,7%, la más baja desde 2009.Aun así, pese a la reducción de coste relativo por las menores tasas de interés, el presupuesto reservado para pagarlos no deja de crecer en tanto que el volumen de deuda total también lo hace. El aumento de la emisión neta de deuda hace prever que la deuda pública española tocará el 100% del PIB. Fernández de Mesa aseguró que a partir del próximo año esta ratio se estabilizaría y que el coste de servicio de la deuda, del 3%, resulta “sostenible”. El responsable del Tesoro calculó que el pasivo podría haber acabado 20134 por debajo incluso del 94,2% previsto. En octubre, último dato disponible, la deuda se situaba en 952.000 millones, lo que equivale al 93% del PIB.

El Tesoro, además, ya ha dado “los pasos necesarios para facilitar la emisión de bonos ligados a la inflación europea, si se dieran las condiciones adecuadas”. Este es un tipo de títulos que ya se emiten en otros países de la zona euro como Francia, Italia o Alemania y sirve para los inversores que necesitan comprar activos que les sirvan para cubrirse de la pérdida de valor de otros por la inflación. Fernández de Mesa señaló que tampoco se descarta hacerlo con títulos ligados a la inflación española.

Mañana jueves el Tesoro afronta su primer examen del año con una subasta de bonos y obligaciones con la que espera captar hasta 5.000 millones.