Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La patronal eléctrica afirma que la puja se celebró de una “manera normal”

El presidente de Unesa admite que el mercado marcaba precios muy altos la víspera de la subasta

Montes considera que hay una "demonización" de las compañías eléctricas

El presidente de la patronal de grandes eléctricas Unesa, Eduardo Montes, afirmó este viernes que la subasta de ayer que fija el precio de la luz se celebró de una "manera normal" y agregó que "es la primera vez" que el supervisor no valida el resultado de una de estas operaciones.

En una entrevista en Onda Cero, el responsable de Unesa se pronunció así sobre la decisión de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) de no validar la última subasta de electricidad, ante la concurrencia de "circunstancias atípicas" en el desarrollo de la misma.

"Hasta hoy todas las subastas se habían validado; es la primera vez que ocurre", dijo Montes, quien explicó que quiere leer con detenimiento lo que recoge el informe de la CNMC porque tienen "auténtica curiosidad".

El responsable de Unesa explicó que en la subasta "hubo alrededor de 30 oferentes y se celebró de una manera normal". Reconoció que "en los días anteriores, es verdad que el mercado estaba marcando precios muy altos, pero también es verdad que esos precios estaban muy alineados con lo que estaba pasando en Europa".

Desde la patronal apuntaron que "es muy difícil saber qué va a pasar ahora", ya que "no hay precedente de anulación de una subasta", informa Servimedia. En este sentido, Montes indicó que quizá se fije el precio atendiendo a los indicadores de los días anteriores y posteriores a la subasta. "No sé si será realmente inferior, eso depende del cálculo que se haga, pero puede ser incluso igual", afirmó.

Montes ha añadido que le preocupa que haya una "demonización" de las compañías eléctricas, porque en las subastas participan muchos actores —las eléctricas no son más que el 10% o 12% de los ofertantes—, pero de cara al consumidor el nombre "que está en las facturas" es el suyo. Y ha añadido que la comercialización de último recurso no es "un negocio fantástico, ni muchísimo menos".

"Todo el mundo es culpable de algo pero a nosotros se nos hace culpables de cosas que no tenemos tanta culpa", se ha lamentado. Según ha explicado, una buena parte de los ofertantes de electricidad en las subastas son brokers, compañías financieras, constructoras, un "mix muy amplio" que es "perfectamente válido".

En todo caso, ha asegurado comprender la "impresión" de los consumidores ante las subidas y ha explicado que lo único que pueden hacer las eléctricas en las subastas es "ofertar con la mejor eficiencia".

Según su análisis, los altos precios de la electricidad del mes de diciembre se deben a varios factores, entre ellos la falta de viento —el viento disminuye el precio del pool aunque tiene primas, ha dicho—, el que ha habido varias centrales nucleares en momento de supervisión, que "la demanda ha crecido un poco" y que el precio del gas en Europa ha crecido mucho, hasta el punto de que es tres veces mayor que en Estados Unidos.