Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El valor del certificado

El consumo cero de energía es el reto de la certificación energética

El certificado energético no es un papel mojado. Tras el apresuramiento de su puesta en marcha, había una obligación comunitaria pospuesta y que hay que abordar: tender al consumo energético casi cero en las viviendas.

Como se sabe, no se puede vender o alquilar una vivienda sin este certificado, pero la segunda parte y la esencial es la de las recomendaciones a abordar para mejorar la calificación, es decir, para ahorrar más y contaminar menos.

No es un trámite más, ni un papel o un impuesto si se hace bien. La senda del ahorro que marca no es solo una hipótesis. En Madrid, donde se han emitdo 90.000 certificados, y con la colaboración del Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid (COAM), una comunidad de la avenida del Manzanares ya está dando los primeros pasos, según explica la secretaria de la junta de gobieno del colegio, Pilar Pereda, para que "cuando la rehabilitación integral termine, en calefacción, el ahorro de energía sea del 72%; en agua caliente sanitaria, del 83%, y las emisiones de CO<MD->2<MD> se reduzcan un 73%".

Este proyecto piloto del Plan Madrid Renove tiene vocación de extenderse a otras zonas. Y los vecinos están convencidos de que "los pisos se van a revalorizar más de lo que vamos a invertir por la mejora de la certificaciónn energética". En 2015 estaría acabado el proyecto, con ayudas del IDAE y del Ministerio de Medio Ambiente, si no se agotan antes.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >