Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Talgo inaugura una oficina en Moscú para consolidar su presencia en Rusia

En 2014 comenzarán a funcionar en los Ferrocarriles Rusos los primeros trenes de la firma

El fabricante selecciona ingenieros en España para cubrir la plantilla de la nueva oficina

Ana Pastor (centro), Vladimir Yakunin (i), y Carlos De Palacio, en Moscú.
Ana Pastor (centro), Vladimir Yakunin (i), y Carlos De Palacio, en Moscú. EFE

Talgo inauguró este lunes su oficina comercial en Moscú, lo que supone un paso cualitativo para su afianzamiento en Rusia, donde el año próximo comenzarán a funcionar los primeros trenes vendidos por la compañía española a los Ferrocarriles Rusos (RZHD). Cuatro comenzarán a cubrir la línea entre Moscú y Kiev en 2014 y otros tres,lo harán en 2015 para el trayecto entre Moscú y Berlín con escala en Minsk, la capital de Bielorrusia, según Guillermo Martínez Acero, el jefe de la nueva oficina.

Las relaciones de Talgo con Rusia tienen ya una historia de más 14 años de conversaciones y colaboración, según manifestó el presidente de Talgo, Carlos de Palacio Oriol, en un acto inaugural ante Vladímir Yakunin, el presidente de los Ferrocarriles rusos (RZHD). “La tecnología Talgo permite acortar tiempos de viaje sin invertir un solo rublo en infraestructura, como ya hemos demostrado en otros mercados como Kazajistán, donde el viaje entre Almaty y Astana se ha reducido en un 40%”, señaló de Palacio.

En junio de 2011, Talgo firmó con los Ferrocarriles Rusos un contrato de suministro de siete trenes de última generación que pueden circular a velocidades de 220 kilómetros por hora. Al igual que España, Rusia y el resto de países que formaron la Unión Soviética se caracterizan por tener un ancho de vía diferente del utilizado en el resto de Europa. Por esta razón, el sistema de cambio de ancho de Talgo es un instrumento de gran utilidad para las conexiones con países europeos y eventualmente con países asiáticos, vía Asia Central, donde el Talgo está presente ya en Kazajistán y Uzbekistán. Yakunin consideró “posible” que los Talgo circulen entre Rusia y China. “Mucho dependerá de cómo se desarrolle la alta velocidad en el espacio euroasiático”, señaló el alto funcionario ruso.

En España, Talgo está seleccionando ingenieros para sus dependencias en Moscú, que incluyen un taller de mantenimiento y que en total tendrán una plantilla de 60 personas al completo. De los 140 coches que forman los siete trenes vendidos, 40 coches han sido fabricados ya, señaló Martínez Acero. Talgo y el instituto ferroviario ruso VNIIZHT, están desarrollando un nuevo tren adaptado al mercado interior ruso, donde los vagones son más anchos que en Europa. El trabajo conjunto supone un desarrollo de los Talgo que forman el primer pedido. Ese nuevo Talgo en perspectiva tendrá capacidad para circular a 40 grados bajo cero, dijo Martínez Acero, lo que ya no es una novedad puesto que las estepas de Kazajistán han permitido a Talgo adquirir experiencia en condiciones climatológicas extremas. El futuro tren tendrá “las últimas prestaciones” y “cubrirá al cien por cien las necesidades tecnológicas y de confort que el mercado ruso requiere”, señaló De Palacio Oriol.

Yakunin manifestó que los Talgo tendrán que luchar contra el territorio y el clima ruso y también con socios de Rusia que “están muy celosos de que hayamos elegido a España y tendremos que convencerles de que la tecnología Talgo es la mejor”. Los ferrocarriles rusos colaboran con numerosas empresas extranjeras y especialmente con la alemana Siemens, uno de cuyos últimos proyectos realizados ha sido el tren golondrina para el transporte de los Juegos Olímpicos de invierno en Sochi.