Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El BCE se enfrenta a Alemania al pedir un sistema único de resolución de bancos

Alemania quiere que cada país soporte la quiebra de sus entidades aun con un supervisor único

Standard&Poors cree que la banca de la eurozona necesita 95.000 millones más de capital

El Banco Central Europeo (BCE), con sede en Fráncfort, ha decidido plantar cara al Gobierno alemán y emitir un dictamen jurídico que se opone a las tesis del ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schäuble.

El BCE reclama que exista un Mecanismo Unico de Resolución (MUR), que actúa como un fondo de rescate de entidades, financiado por las aportaciones de todos los países, no de cada uno de los Estado. Alemania quiere que cada país soporte los gastos de la quiebra de sus bancos, aunque las entidades estén bajo el control del Mecanismo Único de Supervisión, otra de las piezas importantes de la Unión Bancaria.

Según el BCE, “la coordinación entre sistemas nacionales de resolución no ha demostrado ser suficiente para lograr las mejores decisiones de resolución en tiempo y costes, especialmente en un contexto transfronterizo”, explica la institución presidida por Mario Draghi. En este informe, adoptado a solicitud del Consejo de la Unión Europea y del Parlamento Europeo, el BCE comparte la opinión de la Comisión Europea de que un mecanismo único es mejor para garantizar una resolución óptima de las entidades que una red de autoridades de resolución nacionales.

El BCE también pide que se incluya todas las entidades de crédito de los Estados miembros de la Unión Europea (UE) que participan en el MUR, según recoge su dictamen jurídico.

Asimismo, el BCE reclama que el MUR se cree antes de que el BCE asuma sus funciones de supervisión plenas y apoya “decididamente” el calendario previsto para la entrada en funcionamiento efectivo del mecanismo de resolución el 1 de enero de 2015. “Una vez que el mecanismo único de supervisión esté operativo y la supervisión se eleve al nivel europeo, lo mismo debería aplicarse a la resolución”, remarca.

En esta línea, el BCE considera “fundamental” la separación de funciones entre las autoridades de resolución y las de supervisión, que evitaría posibles conflictos de interés, e incide en que la evaluación supervisora será una condición previa necesaria para la aplicación de un procedimiento de resolución a una entidad de crédito. “El BCE considera que las entidades de crédito no deberían ser sometidas a procedimientos de resolución sin que un supervisor las haya declarado en graves dificultades o en peligro de quiebra”, subraya el Banco Central Europeo, que desea estar representado en todas las sesiones plenarias y ejecutivas del mecanismo único de resolución en calidad de observador.

Por otra parte, Standard & Poor's (S&P) estima que los bancos de la eurozona tienen un déficit de capital de 95.000 millones. Los bancos de la zona euro afrontan el próximo año un examen de la calidad de sus activos por parte del BCE, así como pruebas de resistencia por parte de la Autoridad Bancaria Europea (EBA), que arrojarán luz sobre la situación del sector.