Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Kodak vuelve a cotizar en Wall Street

La compañía vuelve a cotizar en la bolsa de Nueva York tras casi dos años de ausencia

Nueva compañía, nuevo símbolo. Eastman Kodak vuelva a cotizar en el New York Stock Exchange, dos meses después de superar la suspensión de pagos y tras casi dos años de ausencia del parqué. El inversor podrá localizarla ahora buscando la combinación de letras KODK. Antes lo hacía bajo EK. Las nuevas acciones de Kodak han abierto este viernes en 27,5 dólares, lo que le da una capitalización bursátil de 7.100 millones.

Como señala su aún consejero delegado, el español Antonio Pérez, la compañía que popularizó el uso de la cámara de fotografiar y que fue pionera en la digitalización de imágenes se concentra ahora en ofrecer productos y servicios a empresas. “Está bien capitalizada y firmemente comprometida en aportar innovación”, añade el ejecutivo, que dejará pronto la compañía.

Kodak suspendió pagos en enero de 2012. Sus acciones siguieron canjeándose en el mercado no regulado hasta el 3 de septiembre, cuando completó el proceso de reestructuración y se emitieron nuevas acciones. La vuelta al NYSE marca, por tanto, un paso clave en el proceso de transformación de la sociedad de Rochester y su presencia en el parqué es un importante arma de marketing.

La integración de lentes en los dispositivos móviles destrozó el negocio tradicional de Kodak, convertida en una de las grandes víctimas de la era digital. Pérez intentó corregir el tiro nada más llegar desde HP, poniendo más carga en las impresoras. Por el camino se extinguieron miles de empleos. La compañía tuvo ingresos por valor de 2.700 millones en 2012.

Kodak cuenta así con una segunda oportunidad para demostrar que puede ser relevante en el negocio tecnológico. Fundada en 1880, llegó a tener una capitalización cercana a los 31.000 millones de dólares. Eso fue a mediados la década de los años 1990, cuando estaba entre las 10 mayores compañía cotizadas de EE UU. El día de la suspensión de pagos no llegaba a los 500 millones.