IAG asegura que Iberia volverá a registrar beneficios en 2014 seis años después

La aerolínea española es la única unidad del grupo que se mantiene en números rojos Walsh asegura que los planes del grupo pasan por extender la presencia de British en Asia

Antonio Vazquez, presidente de Iberia, y Luis Gallego, consejero delegado, en la presentanción de la nueva imagen.
Antonio Vazquez, presidente de Iberia, y Luis Gallego, consejero delegado, en la presentanción de la nueva imagen.Antonio Heredia (Bloomberg)

Willie Walsh, el consejero delegado de IAG, matriz de Iberia, ha asegurado este martes que la antigua aerolínea de bandera española volverá a beneficios en 2014. El ejecutivo confía en lograr este cambio de tendencia tras concluir el duro ajuste laboral que la compañía ha puesto en marcha este año. La aerolínea española no conoce resultados operativos positivos desde 2008, cuando ganó 5 millones durante el ejercicio. Tal y como ya sucedió en 2012, IAG sufrió un resultado negativo de 501 millones durante el primer semestre arrastrada por las pérdidas de 35 millones de Iberia.

"Iberia sigue siendo deficitaria en este momento, pero vamos devolverla a la rentabilidad el próximo año", ha afirmado Walsh durante una conferencia en Londres. "Iberia se encontraba en una crisis importante, pero está en el buen camino hacia la recuperación", ha señalado antes de destacar que "todas las unidades del grupo serán rentables el próximo año". La aerolínea presidida por Antonio Vázquez y dirigida por Luis Gallego es la única que sigue en número rojos del holding, mientras British Airways y Vueling están en beneficios, según los datos del último trimestre.

Con vistas al futuro, el grupo confía en que Iberia alcance unos beneficios de explotación de 1.500 millones en 2015. El propio Vázquez anunció al presentar la nueva imagen de la aerolínea que prevén recuperar algunas rutas, así como avanzó que estudirán  nuevos mercados.

Walsh ha insistido en que la compañía española se convirtió en rentable en todos los mercados, incluidos los de largo radio, a raíz de su fusión con British Airways en 2011, pero ha atribuido su situación actual a la dura competencia de las compañías de bajo coste, del AVE, a la crisis y a los conflictos laborales.

Precisamente, IAG fía el regreso a los beneficios a la reestructuración laboral que ha puesto en marcha en Iberia y que pasan por reducir plantilla en 3.100 personas con un coste de unos 600 millones. El ajuste de personal provocó un largo conflicto con los trabajadores, diversas huelgas y obligó a una mediación gubernamental. De hecho, acabó con un laudo arbitral que, según fuentes de la aerolínea, han forzado a cambiar de estrategia al coartar la expansión de la unidad de bajo coste, Iberia Express. Iberia, que ha perdido 35 millones en el segundo trimestre, va a utilizar a esta filial para dejar de operar las rutas menos rentables.

IAG tomó el control total sobre la también española Vueling en abril en una operación valorada en 123,5 millones. En lo que va de año, sus acciones han aumentado en un 93% su valor en Bolsa, evolución que contrasta con la de su principal rival, Air France-KLM, que apenas ha subido un 7% en 2013. La alemana Lufthansa se ha comportado incluso peor, ya que solo ha avanzado un 1,7% en el mismo periodo.

En cuanto a British Airways, Walsh ha confirmado los planes de expansión por Asia de la compñía una vez se entreguen los nuevos aviones Boeing 787 Dreamliner. El grupo también tiene puestas esperanzas en la incorporación de Qatar Airlines en la alianza Oneworld, con lo que ganaría acceso en mercados en los que actualmente no puede llegar, como la India.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS