Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Canadá y la UE acuerdan un tratado de libre comercio

La puesta en marcha del pacto supondrá, según la Comisión, un aumento del 23% del comercio bilateral de bienes y servicios

Mientras empiezan las larguísimas y muy complicadas negociaciones para lograr un acuerdo de libre comercio entre la Unión Europea y Estados Unidos, Europa y Canadá acaban de concluir sus propias conversaciones, que comenzaron en 2009, para lograr un marco en el que fomentar el comercio y la inversión.

“El acuerdo ofrecerá significantes nuevas oportunidades a las empresas en la UE y Canadá, incrementando el acceso a mercados de bienes y servicios y proporcionando nuevas oportunidades a los inversores europeos”, aseguró el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durão Barroso, después de firmar en Bruselas el documento con el primer ministro canadiense, Stephen Harper. El acuerdo económico y comercial global con Canadá (CETA) facilitará especialmente, según Barroso, el acceso de servicios europeos como las finanzas, las telecomunicaciones o el transporte al mercado canadiense.

Las conversaciones comenzaron en 2009 para lograr un marco en el que fomentar el comercio y la inversión

Harper destacó que se trata del mayor acuerdo que Canadá haya firmado nunca. “Es, de lejos, el más ambicioso”, incluso más que el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, señaló el primer ministro.

Los dos líderes señalaron su compromiso en concluir lo antes posible “el trabajo técnico y legal que queda”. El acuerdo debe ser aprobado por el Parlamento Europeo. Su puesta en marcha supondrá, según la Comisión, un aumento del 23% del comercio bilateral de bienes y servicios por un valor de unos 26.000 millones de euros. Bruselas confía también en que el tratado haga crecer el PIB de la UE en unos 12.000 millones de euros anuales.