Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El juez Ruz imputa a BDO, la auditora que avaló las cuentas de Pescanova

El juez Ruz acepta parcialmente la petición del fondo Cartesian

La firma y el socio que firmó los informes de auditoría deberán declarar a finales de mes

La auditora dice que la demanda "carece de base jurídica"

La Audiencia Nacional ha admitido a trámite parcialmente la querella presentada por Silicon Metals Holdings (perteneciente al grupo Cartesian Capital Group) contra la auditora BDO y contra Santiago Sañé, el socio auditor que firmó los informes de Pescanova entre 2009 y 2011. BDO ha sido la firma encargada de auditar las cuentas de Pescanova durante los últimos diez años, periodo en el que no encontró irregularidades. La semana pasada el nuevo consejo de la compañía confirmó que volverá a revisar la contabilidad para el ejercicio 2012, todavía pendiente.

Según figura en el auto del Juzgado Central de Instrucción número 5, la querella se admite contra BDO Auditores por un presunto delito de falseamiento de información económico-financiera. Se admite también contra su socio auditor, Santiago Sañé, quien firmó los informes emitidos por BDO en los ejercicio 2009, 2010 y 2011, por presunta participación en un delito de falseamiento de cuentas anuales y un delito de falseamiento de información económico-financiera.

Por su parte, BDO ha negado cualquier responsabilidad en la crisis contable de la empresa. Ha señalado en un comunicado que "los procedimientos estándar de auditoría no están destinados a detectar fraudes en la gestión económica de la empresa, lo cual resulta especialmente aplicable a aquellos casos en los que el fraude está institucionalmente organizado, precisamente para que, entre otros, el auditor no se percate de él". Por eso, ha señalado que se pone a disposición d ela justicia, pero que "ejercerá una defensa contundente contra la querella de Cartesian" porque "carece de consistencia y base jurídica".

BDO se defiende: "los procedimientos estándar de auditoría no están destinados a detectar fraudes en la gestión económica"

El fondo Cartesian asegura haber sufrido un perjuicio patrimonial de 23,31 millones de euros por la crisis de Pescanova, actualmente en concurso de acreedores y cuya cotización está suspendida. Denuncia que compró varios paquetes de acciones entre 2011 y 2012, "inducidos" por la información económica publicada por Pescanova y "avalada por la auditora BDO". Pescanova, que aseguraba tener beneficios y unas cuentas saneadas estaba en realidad en quiebra técnica y acumulaba pérdidas, según las primeras investigaciones realizadas por KPMG. El fondo de Cartesian exigía la imputación de BDO por considerar a la auditora responsable, al haber dado por buena la contabilidad de Pescanova.

El fondo Cartesian, según el auto, también aporta acta notarial de dos reuniones que mantuvo uno de sus representantes, Gregory Robert Amstrong, el 9 y el 12 de abril de 2013 (la empresa pidió el concurso de acreedores el 5 de abril). Asegura que en esos dos encuentros el expresidente de Pescanova, Manuel Fernández de Sousa, y el jefe de auditoría Interna, Joaquín Viña Tamargo, le aseguraron que BDO conocía la cifra real de deuda que tenía la empresa.

BDO y Sañé han sido imputados, y deberán declarar, según el auto del juez, el próximo día 30 de octubre. El juez instructor Pablo Ruz, que también investiga el llamado caso Bárcenas, considera sin embargo que, aunque Cartesian también lo solicitó, no procede admitir la querella contra el presidente de la auditora, Alfonso Osorio, ni contra su socio gestor en España, Peter Cook, debido a que no han firmado ningún informe de auditoría.