Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
reunión del g-24

Los emergentes exigen más peso en el Fondo Monetario Internacional

El G-24 cree que el Fondo debe tener los recursos de cuotas adecuados para poder desempeñar “un papel sistémico". Alerta de los riesgos por la retirada de estímulos

En el centro, Fernando Aportela Rodríguez, subsecretario de Hacienda y Crédito Público de México; a la derecha, Amar Bhattacharya, director del G-24; a la izquierda, Bosco Marti, de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público de México
En el centro, Fernando Aportela Rodríguez, subsecretario de Hacienda y Crédito Público de México; a la derecha, Amar Bhattacharya, director del G-24; a la izquierda, Bosco Marti, de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público de México AFP

Los países emergentes se han reivindicado esta semana en Washington como la “fuerza motriz de la economía global”, pese a la rebaja de crecimiento previsto, y han lanzado una dura crítica al Fondo Monetario Internacional (FMI) por no repartir la influencia de forma más proporcional a su aportación a la economía. El G-24, el grupo que reúne a las grandes economías en desarrollo, cargó ayer (medianoche en España) contra el Fondo no haber aprobado todavía la reforma del sistema de cuotas que les daría más peso.

El acuerdo para establecer un nuevo equilibrio de poder —que necesariamente se saldará con menos presencia para Europa— debía haberse cerrado hace justo un año, fecha límite que luego se pospuso a enero de 2013 sin éxito, tras lo cual la directora gerente, Christine Lagarde, lo aplazó de nuevo para el próximo enero. El debate se arrastra desde hace tiempo. “Lamentamos profundamente que la fecha tope de octubre de 2012 para que entrara en vigor la cuota y reforma de gobierno de 2010 y que no haya acuerdo sobre una nueva fórmula de cuotas”, señala el G-24 en el comunicado tras su reunión, en el marco de la asamblea anual del FMI. “Urgimos a los países a cumplir con su compromiso de implantar expeditivamente la reforma”, añade el texto.

El crecimiento de los emergentes se ha revisado a la baja cinco décimas para 2013 y cuatro décimas para 2014

Los emergentes advierten además de que Fondo el FMI debe tener los recursos de cuotas adecuados para poder desempeñar “un papel sistémico sobre una base sostenible”. Para el G-24, el objetivo fundamental de la revisión de las cuotas es reforzar la representación de los países en vías de desarrollo, incluyendo los pobres.

Ya en 2007, cuando comenzaron algunas restricciones de liquidez en los mercados financieros internacionales, las nuevas potencias sacaron pecho para resaltar que los grandes del grupo –China o Brasil- apenas se habían visto afectados por ello y reclamar al Fondo que sometiera a los países ricos a la misma vigilancia que a los pobres.

“La realineación de las cuotas debe reconocer el peso creciente de las economías emergentes en el mundo”, señala en su comunicado el G-24. El grupo reitera además la que es una reclamación antigua, una tercera silla para los países subsaharianos en el comité ejecutivo del organismo para mejorar la representación de esta región, pero siempre que no sea a costa de los emergentes.

Miedo a la retirada de la FED

El crecimiento de los emergentes se ha revisado a la baja en cinco décimas y cuatro décimas para 2013 y 2014, respectivamente, hasta un avance del 4,5% y 5,1%. El G-24, que lo atribuye a las elevadas tasas alcanzadas en el pasado a los efectos de la ralentización en Europa y EE UU, ha lanzado una crítica velada a la Reserva Federal al advertir de la mayor volatilidad sufrida en los mercados por las indicaciones sobre el fin de las políticas monetarias de estímulo así como por la nuevas incertidumbre políticas en algunos países avanzados. “Pedimos a las economías avanzadas que sean conscientes de los efectos negativos y que comuniquen con claridad sus estrategias de salida”.

El aún presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, anunció el pasado mayo que las inyecciones monetarias masivas iban a empezar a moderarse en tanto que el crecimiento se consolidase, si bien todavía no ha habido ningún movimiento al respecto, pero los mercados ya reaccionaron y los países emergentes reciben menos capitales. También el economista jefe del FMI, Olivier Blanchard, señaló que la comunicación era un problema nueva al que ahora se enfrentaba la Fed.

En este contexto, los emergentes apelan a las economías avanzadas “que tienen margen” para que “tomen medidas concertadas para impulsar su contribución a la demanda global”. Además, le mandan un recado a Lagarde al advertir de que “el Fondo debe hacer más para apoyar a los países con el fin de de evitar riesgos de cola y minimizar las pérdidas de producción”.