Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La troika interroga a la banca sobre la escasez de crédito a las pymes

El documento oficial del FMI realiza seis preguntas sobre este asunto

Las entidades culpan de la sequía a la economía y a las normas de capital

La falta de crédito y su carestía para las pymes en España es una buena prueba de que el mercado monetario único europeo no está funcionando. En alguna ocasión, el Banco Central Europeo (BCE) ha admitido la gravedad de este problema porque es un generador de paro. La troika —compuesta por el BCE, el Fondo Monetario Internacional (FMI), la Comisión Europea—, el Supervisor Bancario Europeo (EBA), y un representante del Tesoro español, realizaron un severo interrogatorio a la banca por su comportamiento ante este problema.

En el documento titulado “Temas de discusión con los bancos”, al que ha tenido acceso este periódico, los hombres de negro realizaron hasta seis preguntas específicas sobre la financiación a las pequeñas y medianas empresas (pymes). En el apartado de préstamos, se interroga por las proyecciones para 2013 y 2014, “con desglose por clases de activos, actualizando la política de préstamos a las pymes”.

Más adelante se afirma: “Los préstamos corporativos siguen disminuyendo. ¿Es una cuestión de oferta (préstamos caros) o de demanda (pymes débiles), o ambos? ¿Son las pymes significativamente menos productivas que las grandes empresas? ¿Qué parámetros o qué miras utilizan para evaluar la solvencia de la pyme? ¿Cuáles son los tipos de interés aplicados por su banco a las pymes para cantidades de hasta un millón de euros y hasta 5 años de plazo? ¿Qué factores, además del coste de la deuda soberana española están influyendo en esa tasa?”.

El impacto de las cláusulas suelo y las refinanciaciones, otras preocupaciones

La troika se ha visto con Bankia, Unicaja, Liberbank, Novagalicia, Cajamar, Bankinter, Banco Popular y hoy lo hará con Kutxabank, Catalunya Banc, Sabadell y el Santander. Según ejecutivos que han atendido a la troika, la respuesta más común ha sido que la situación económica provoca “que no haya demanda sana, además de que todas las normativas nuevas sobre capital, provisiones y refinanciaciones son una restricción al crédito”.

En la última encuesta del Banco Central Europeo (BCE) sobre el acceso de las pymes de la eurozona a la financiación, las españolas decían que la falta de crédito era el principal problema para el 25% de ellas frente al 16% de la media europea. Solo las pymes griegas superan a las españolas en este asunto. El 31% de las pymes españolas declara que la disponibilidad de crédito bancario ha empeorado en los últimos seis meses, frente al 22% de las pymes europeas.

Este miércoles se ha conocido el último dado sobre el crédito hasta julio incluido: se ha reducido en 27.082 millones sobre el mes anterior y acumula una caída del 13% desde julio de 2012. El crédito global alcanza los 1,49 billones en julio frente a los 1,716 billones de hace un año.

Antonio Carrascosa, director general del FROB ha declarado hoy: “nos gustaría una recuperación del crédito pero es difícil. Normalmente regresa cuando la economía ha crecido ligeramente. Confiemos en que el saneamiento de la banca ayude al crédito”. Los expertos no creen que aumente hasta 2015.

Por otro lado, la cuarta misión a España de los hombres de negro hizo hincapié en el posible “impacto de las medidas legislativas sobre los desalojos” y una posible retirada de las cláusulas suelo, así como el impacto de las refinanciaciones en las cuentas de resultados. A las entidades nacionalizadas o con ayudas, les preguntó por el impacto el impacto de los procesos de arbitraje y los litigios judiciales. A los sanos, les pidió detalles sobre las integraciones realizas.

En el capítulo sobre financiación y liquidez, se interesaron por “la eficacia de la recomendación Banco de España” (que no tiene a ningún representante en la misión, “para limitar la remuneración de los depósitos”. La dependencia de la financiación del BCE es otro tema que les preocupa y cuestionaron si “el estigma sigue siendo un motivo para reducir el endeudamiento del Eurosistema”.

La posibilidad de emitir bonos en los mercados es otra de las cuestiones, así como las “últimas tendencias relativas a morosidad, créditos subestándar, activos adjudicados y las provisiones para insolvencias relacionadas”.