Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Fijaron precios y se repartieron el mercado durante 11 años

Competencia multa a fabricantes de espuma elastomérica

El organismo exige nás de 8,8 millones a los dos principales fabricantes del sector por acordar precios

La Comisión Nacional de Competencia (CNC) ha impuesto multas por valor de más de 8,8 millones de euros a los dos principales fabricantes de espuma elastomérica —Armacell Ibérica y L'Isolante K-Flex España— en España por sus acuerdos para aumentar los precios de venta y repartirse el mercado al menos durante 11 años.

En concreto, el consejo de la CNC ha impuesto multas de 6,49 millones de euros a Armacell Ibérica y solidariamente a su matriz FOAM Investments II y de 2,34 millones de euros a L'Isolante K-Flex España y solidariamente a su matriz L'Isolante K-Flex.

El organismo presidido por Joaquín García Bernaldo de Quirós inició el expediente contra los dos fabricantes en 2012 tras conocer la Dirección de Investigación de la CNC determinada información sobre posibles prácticas anticompetitivas en el mercado de fabricación y comercialización de aislamientos de espumas elastoméricas.

La espuma elastomérica es un producto perteneciente a la categoría más amplia de espumas flexibles que se emplean como aislamiento de instalaciones industriales y equipos en los edificios: frío industrial, refrigeración, aire acondicionado, agua sanitaria y calefacción.

En opinión de Competencia, se trata de una conducta calificada como "muy grave" de acuerdo con el artículo 64.1 de la Ley. La práctica consistía en un acuerdo para incrementar los precios de venta y respetarse los clientes respectivos, durante al menos 11 años.

Además, el alcance de la conducta abarcaba todo el territorio nacional, donde las dos empresas infractoras suministran no menos del 80% del mercado. Se trata, pues, de "un mercado concentrado, donde el poder de una demanda muy atomizada es débil dada la multitud de aplicaciones del producto", señala la CNC.

La CNC también ha considerado acreditado que las subidas anuales aplicadas a los productos afectados oscilaban entre el 5% y el 10%, y que se aplicaban incluso en un contexto de caída de la demanda, tratándose de una conducta que ha desplegado, "sin duda alguna", sus efectos sobre el mercado durante más de una década.