Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bruselas aboga por reducir el número de operadores de telecomunicaciones

“Hay que expulsar el roaming del mercado”, asegura la vicepresidenta Neelie Kroes

La comisaria europea, Neelie Kroes, en Bruselas.
La comisaria europea, Neelie Kroes, en Bruselas. AFP

Europa tiene demasiados operadores de telecomunicaciones que funcionan de manera muy local. Para crear un verdadero mercado único, “se necesitan operadores europeos fuertes”, ha asegurado esta mañana la vicepresidenta de la Comisión Europea Neelie Kroes, partidaria de lo que ha denominado una consolidación en el mercado.

La comisaria, responsable de Agenda Digital en el Ejecutivo comunitario, ha subrayado que el número de compañías europeas es muy superior al que existe en otras zonas del mundo y ha abogado por armonizar las reglas de acceso en toda la Unión Europea, de forma que el mercado único de telecomunicaciones sea una realidad en los próximos años. Kroes no cree que esa reducción en el número de actores implique una menor competencia y asegura tener el respaldo del también vicepresidente y responsable de Competencia de la Comisión, Joaquín Almunia.

Esa mayor integración en el sector de telecomunicaciones es una de las medidas que integran la propuesta que ha presentado esta mañana Kroes para regular mejor el mercado. El texto, aprobado el miércoles por el colegio de comisarios, tiene como novedad más concreta la extinción gradual de la sobretarifa aplicada a los móviles cuando los usuarios se desplazan al extranjero, el llamado roaming. Bruselas pretende desterrar esta práctica en el caso de desplazamientos dentro de la Unión Europea y fija julio de 2014 como fecha límite para acabar con ese sobrecoste al recibir llamadas. Para el resto de usos del teléfono (realizar llamadas, navegar…), se establece un periodo gradual hasta 2016.

“Hay que expulsar el roaming del mercado”, ha recalcado la comisaria, que confía en que las compañías tomen esta propuesta como una oportunidad para modernizarse en lugar de resistirse al cambio. Pese a todo, la Comisión es consciente de que habrá enormes reticencias por parte del sector y que las compañías presionarán a los países miembros para que rebajen el alcance de la regulación. Kroes se muestra dispuesta a dialogar y a introducir cambios en su iniciativa, pero urge al Parlamento Europeo y al Consejo, los responsables ahora de pactar un texto común sobre la base del de la Comisión, a acelerar los trabajos.

Kroes les marca la titánica tarea de concluir esta regulación antes de las próximas elecciones europeas, en mayo del año próximo. Teniendo en cuenta los laboriosos procesos comunitarios, se trata de un objetivo difícil de alcanzar, máxime con una legislación que afecta a un sector tan poderoso como el de telecomunicaciones. Bruselas sitúa este paquete como una de las grandes prioridades de la Comisión en lo que le queda de mandato. La comisaria lo sitúa como una de las principales fuentes de crecimiento y creación de empleo cualificado en los próximos años.

Más información