Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El jefe de Abertis critica a los analistas por no subir la valoración de la empresa

Reynés cree que las acciones tienen un recorrido al alza de más del 30%

El grupo concentra en América sus objetivos de crecimiento

El consejero delegado de Abertis, Francisco Reynés, cerró ayer la conferencia con inversores y analistas que la compañía celebra en Río de Janeiro (Brasil) con un mensaje provocador. Los analistas no están haciendo bien su trabajo, son demasiado conservadores en sus valoraciones y no están teniendo en cuenta todo lo que está haciendo la empresa en los últimos años, vino a ser su conclusión. Reynés considera que las acciones tienen un recorrido de más del 30%, hasta más de 18,5 euros por título. Habrá que ver si tras la avalancha de presentaciones de los diferentes negocios realizada en dos días, los analistas recogen el guante.

Reynés criticó en particular que la valoración de 14 euros de media de las firmas de inversión recoge hipótesis demasiado pesimistas. “Abertis vale más”, aseguró. Además, señaló que los nuevos proyectos en marcha o en perspectiva deberían llevar esa valoración como mínimo a 18,5 euros. Y criticó que operaciones como la compra de Hispasat, la de torres de móvil o las ventas de activos no hayan tenido ningún reflejo en cambios de valoración. “¿Es que nos estamos moviendo demasiado rápido?”, lanzó al centenar de analistas e inversores presentes en la sala.

La segunda jornada del Día del Inversor, a la que varios medios, entre ellos EL PAÍS, han acudido invitados por la empresa, se centró en los planes de crecimiento en Brasil, donde la compañía prevé invertir 7.000 millones de reales (unos 2.400 millones de euros) en cinco años en sus concesiones y estudia nuevas oportunidades; en Chile, donde negocia inversiones de 500 millones a cambio de alargar las concesiones y en EE UU, donde analiza oportunidades en Virginia, Carolina del Norte, Florida y Ohio

David Díaz, primer ejecutivo de Arteris, la filial brasileña, indicó que la prioridad en Brasil es cumplir las obligaciones de inversión y los trabajos de mejora de vías. En total, prevé inversiones operativas de unos 2.300 millones en cinco años, con lo que Brasil será el principal destino de inversión operativa del grupo Abertis Además de esos compromisos, Arteris trabaja para llegar a acuerdos con la Administración brasileña para la mejora de las vías existentes a cambio de mejoras de contratos o subidas de tarifas.

Los analistas cuestionaron la tesis de la empresa de que un 15% que compró un fondo de Brookfield (el socio de Abertis en Brasil) tras la reciente opa se pueda seguir considerando capital flotante. La Bolsa de Sao Paulo tendrá la última palabra y puede forzar a que salgan al mercado más títulos. Abertis, con su socio Brookfield, controla Arteris con un 69% del capital, otro 16% está en manos de pequeños accionistas y ese otro 15% en manos de un fondo de Brookfield es el que arroja dudas.

Junto a las concesiones ya existentes, Abertis analizará todas las concesiones que salgan a concurso en el mercado brasileño de infraestructuras de carreteras. El Gobierno Federal anunció una nueva ronda de concesiones para este año y el Estado de Sao Paulo también prepara un paquete de nuevas concesiones. Al tiempo, Abertis se plantea comprar algunas autopistas ya existentes si surgen oportunidades, según explicó David Díaz.

En cuanto a Chile, Luis Miguel de Pablo, su director general, señaló que hay en marcha negociaciones con el Ministerio de Obras Públicas para prorrogar las concesiones a cambio de inversiones de unos 570 millones en incremento de la capacidad y mejora del servicio. También estudiará posibles adquisiciones.

Abertis presentó EE UU como estratégico para el grupo, que quiera crecer allí por la vía de adquisiciones, según explicó su responsable para el país, Jordi Graells. Graells señaló a Virginia, Carolina del Norte, Florida y Ohio como los Estados con mayores oportunidades.

Entre las concesiones en funcionamiento, Abertis se fija especialmente en las que tienen una delicada situación financiera por problemas para refinanciar su deuda. Estudia 3 oportunidades de ese tipo. Pero el diagnóstico del grupo es que EE UU tiene enormes necesidades de modernización y ampliación de sus infraestructuras y que los costes de mantenimiento suponen una gran carga para los Estados, por lo que espera que salgan a licitación algunas vías nuevas y muchas ya existentes que pasen a ser de peaje, con necesidades de rehabilitación, reconstrucción o ampliación.

Graells calcula un mercado potencial de un centenar de infraestructuras de unos 100 kilómetros cada una que puedan generar unos 300 millones de dólares de ingresos al año. Abertis también estudia dos o tres oportunidades de este tipo.

Aún hay en EE UU un tercer tipo de infraestructuras, las llamadas managed lines, que interesa a Abertis. Implican la construcción de carriles con tráfico preferente al lado de carriles gratuitos en áreas urbanas y suburbanas, con peajes variables para la gestión de atascos y también tiene en mente dos o tres oportunidades de este tipo.

Más información