El dinero se refugia en la banca sana

Los tres grandes captan casi 100.000 millones en depósitos en un año El capital también se desvía a otros productos con más rentabilidad

Oficina del Santander en Barcelona
Oficina del Santander en BarcelonaDAVID RAMOS (BLOOMBERG)

El fondo de rescate bancario admitió este verano la necesidad de vender la banca nacionalizada cuanto antes. “Todo el barullo de los productos híbridos, entre otras cosas, provoca que los clientes buenos se vayan a los bancos buenos. También ha habido una reducción de depósitos”, dijo un responsable del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB). El mensaje se refería a Catalunya Banc (antigua CatalunyaCaixa) y NCG Banco (Novagalicia), que el organismo busca subastar en los próximos meses, pero también el resto de la banca rescatada ha visto menguar los depósitos de sus clientes, aunque la tendencia se ha moderado en los últimos meses. Mientras, la llamada banca sana, con Santander y BBVA a la cabeza, ha captado más ahorros, en unos de esos procesos que la jerga financiera llama flight to quality, o vuelo hacia los instrumentos más seguros.

La fuerte fuga de capital que España sufrió en la primera parte del año pasado —con un récord de 225.000 millones de euros en el primer semestre del año— ha concluido. Los números empezaron a recuperar pasado el verano de 2012 y no hubo un nuevo saldo negativo hasta el pasado marzo, marcado por el corralito de Chipre. En junio la salida de capital extranjero se limitó a unos 541 millones, según el Banco de España, cuando en el mismo mes del año pasado la hemorragia alcanzó los 60.059 millones.

A partir de ahí, la alegría va por barrios, sobre todo en lo que se refiere a depósitos de particulares. Solo CatalunyaCaixa, NCG Banco y Bankia han perdido entre las tres un mínimo de 11.000 millones de familias y empresas entre junio de 2012 y junio de 2013. En el mismo periodo, el Santander vio crecer estos fondos en España en más de 32.000 millones (un 21%), hasta los 186.126 millones, y el BBVA en casi 24.000 millones (un 25%), hasta 118.302 millones, según datos de ambos bancos, que excluyen a las administraciones, las cesiones temporales y otras operaciones financieras de recompra (los repo).

Las entidades recapitalizadas no están para políticas comerciales agresivas

Los depósitos minoristas de CaixaBank también han engordado en casi 40.000 millones, un 33%, hasta los 160.086 millones, según la entidad, aunque en este caso han influido las absorciones de Banca Cívica y Banco de Valencia. El Sabadell ha cerrado junio con 92.512 millones de depósitos, frente a los 78.450 de hace un año, si bien el gran salto se registró en el último trimestre, de casi 7.000 millones, se debe a la incorporación del negocio de BMN correspondiente a la antigua Caixa Penedès. El Popular, por su parte, ha pasado de 66.587 a 71.484 millones en esos 12 meses.

Francisco Uría, socio responsable de Sector Financiero de KPMG en España, señala que “se ha producido también cierto desvío de inversiones a las entidades más saneadas, un flight to quality”, si bien el proceso se ha suavizado en los últimos meses tras los procesos de recapitalización. En su opinión, “ha afectado por una parte la situación de incertidumbre y, por otra, las circunstancias han provocado que no hayan estado muy centrados en el desarrollo de productos y estrategias para captar clientes, sino más bien en la parte institucional”.

Conoce en profundidad todas las caras de la moneda.
Suscríbete

Ángel Berges, consejero delegado de Analistas Financieros Internacionales (AFI), coincide y tampoco cree que el trasvase se deba ya al temor de los ahorradores. “La incertidumbre que viven las entidades financieras no son el mejor caldo de cultivo para centrarse en ganar clientes, lo que requiere políticas muy agresivas”.

Los datos de depósitos de clientes recopilados por la patronal de cajas de ahorros CECA no desagregan las cesiones temporales de activos y otras operaciones financieras, con lo que no permite extraer los movimientos reales de empresas y familias. Según esta información, CatalunyaCaixa ha tenido una evolución muy irregular: los 40.691 millones registrados al cierre de 2012 se dispararon a 45.267 millones en marzo, pero es un tirón debido sobre todo a la operación mayorista, según reconocen desde la entidad catalana. En mayo, el volumen había bajando a 42.697 millones.

El rédito del pasivo está limitado y los fondos de inversión se benefician de ello

No es posible conocer la evolución de los depósitos puros de hogares y familias de CatalunyaCaixa, excluyendo las operaciones mayoristas, porque esta entidad no ha facilitado la información más allá de señalar que las bajas sufridas el año pasado se han moderado a partir de este ejercicio.

En Bankia, que sí ha desagregado los datos, la mayor salida de depósitos se dio entre abril y agosto de 2012: solo en el tercer trimestre se perdieron 6.500 millones de empresas y familias. A partir de entonces, las salidas se frenaron a niveles moderados (menos 1.000 millones en el último trimestre), considerado el fuerte recorte de presencia comercial, ya que ha cerrado casi 700 oficinas. El banco, además, ha captado 1.013 millones en lo que va de año en fondos de inversión, más rentables que los depósitos.

Los depósitos minoristas de NCG Banco, según las cuentas individuales, han bajado en unos 3.200 millones respecto a junio de 2012, hasta quedar en 28.730 millones, aunque el nivel se ha estabilizado desde que comenzó el año. Fuentes de la entidad defienden la “buena evolución”, pese a “la complejidad de estos meses, con el conflicto de las preferentes o cierres de oficinas”.

En global, los depósitos de empresas y familias en España han aumentado en 59.000 millones (un 6,7%) en un año. La mejora se produce, pese a que los depósitos perdieron su sex appeal en el arranque del año, cuando el Banco de España advirtió de que no podrían pagar más de un punto por encima del tipo oficial del BCE, lo que dejó la rentabilidad máxima en el 1,75%. Así que buena parte del ahorro ha migrado a productos más jugosos, como planes de ahorro vinculados a seguros o fondos. El número de nuevos partícipes en fondos, por ejemplo, aumentó en 308.000 hasta julio, según Inverco, el mejor dato desde antes de la crisis.

Muchas entidades con problemas, que el año pasado perdían depósitos, taponaron el problema elevando la remuneración, según explican fuentes del sector, hasta que el Banco de España enfrió esta suerte de guerra de depósitos.

Sobre la firma

Amanda Mars

Corresponsal jefe de EL PAÍS en EE UU. Comenzó su carrera en 2001 en Europa Press, pasó por La Gaceta de los Negocios y en 2006 se incorporó a EL PAÍS, donde fue subjefa de Economía y corresponsal en Nueva York. Desde 2017 vive en Washington. Ha cubierto dos elecciones presidenciales, unas legislativas, dos impeachment y un asalto al Capitolio.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS