Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Codere alerta sobre su viabilidad si no consigue liquidez a corto plazo

La empresa de juego debe pagar en septiembre 300 millones de intereses

Pantalla de seguimiento de Codere en su sede central de Madrid.
Pantalla de seguimiento de Codere en su sede central de Madrid.

Codere ha advertido de que existe una “incertidumbre significativa” sobre su viabilidad, si no consigue liquidez a corto plazo, ante el vencimiento a mediados de septiembre del periodo de gracia para abonar los intereses de una emisión de bonos por 300 millones de dólares.

El grupo de juego privado acordó retrasar el pago de los intereses del cupón de una emisión de bonos en dólares que vencía el pasado día 15 de agosto, acogiéndose al periodo de gracia de 30 días. Sin embargo, el incumplimiento en el periodo de la obligación del pago de los intereses “constituiría un evento de default” que transformaría en exigibles en su totalidad los bonos emitidos por el grupo. Los administradores de la compañía señalan así que existe “una incertidumbre significativa sobre la capacidad del grupo para continuar con sus operaciones” en el caso de no conseguir liquidez para hacer frente a este pago, según consta en sus notas explicativas a los estados intermedios del primer semestre.

Entre las iniciativas en las que trabaja el grupo presidido por José Antonio Martínez Sampedro para conseguir fondos figuran la obtención de financiación adicional por parte de sus proveedores de máquinas recreativas, las ventas de activos y negocios, así como una negociación con sus bonistas que, en caso de éxito, podría potencialmente dar lugar a cambios contractuales que modifiquen la carga financiera de la compañía.

De esta manera, el auditor de la compañía, PricewaterhouseCoopers, rubrica en su informe que, tal como señalan los administradores, la situación de la empresa indica “la existencia de una incertidumbre significativa” sobre la capacidad del grupo para continuar con sus operaciones, si no llegaran a buen fin las iniciativas de refinanciación.