Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La patronal plantea menos “privilegios” a los indefinidos y más a los temporales

La CEOE propone contratar por horas, días, meses o años "siempre y cuando podamos vender"

Rosell sugiere reducir a cuatro o cinco modalidades de contratación con o sin bonificación

El presidente de la CEOE, Juan Rosell Ampliar foto
El presidente de la CEOE, Juan Rosell EFE (Archivo)

El presidente de la CEOE, Juan Rosell, ha considerado que a fin de combatir la dualidad del mercado laboral en España es el momento de plantear el quitar a los trabajadores fijos algunos de sus "privilegios, por llamarlos de alguna manera" y aumentárselos a los temporales que, según ha destacado, son el 90% de los contratos que se hacen "y gracias".  A juicio del jefe de la patronal, vivimos en un mundo "absolutamente flexible" en el que "no vendemos lo que queremos, sino lo que nos compran". Por lo tanto Rosell ha declarado que "sería un planteamiento importante", aunque ha reconocido que quienes tienen contratos fijos - donde la mayoría "vienen de antiguo" - no estarán de acuerdo: "¿Estarían dispuestos los trabajadores fijos a aceptar estas nuevas condiciones en beneficio de los que tienen contratos temporales nuevos? Sería un experimento importante, pero no creo que lo aceptaran. Creo que esto es Alicia en el país de las maravillas", ha remachado.

Horas después de su entrevista en la emisora Onda Cero, los principales sindicatos han censurado duramente sus declaraciones. En este marco, la CEOE apuesta por contratos más flexibles en función de las necesidades de las ventas de los productos y servicios y contratar por horas, días, meses o años "siempre y cuando podamos vender". Rosell ha recordado que la patronal ha propuesto a los sucesivos gobiernos "de cualquier color" en España que es necesario reducir el número de contratos en España, donde hay 41 modalidades actualmente, pero que "desgraciadamente" no ha sido posible convencerlos. El presidente de la CEOE ha insistido en que "realidad es la realidad" y ante la nueva situación laboral hay que amoldarse o "se hace filosofía" a pesar de que, según ha señalado, a los empresarios les gustaría hacer contratos indefinidos.

Rosell propone que haya cuatro o cinco modalidades de contratación con o sin bonificación, dejarlos operar durante un tiempo para ver cómo funciona el sistema y "a partir de ahí sacar conclusiones". En cuanto a los jóvenes, ha defendido darles la formación "máxima" y a partir de ahí ofrecerles un contrato de formación ligado a la empresa e "irle metiendo en el mundo laboral de la mejor manera".

UGT: “La CEOE plantea una vuelta de tuerca a la reforma laboral”

Agencia Efe

Para Comisiones Obreras, la propuesta de la CEOE supone apostar por la "precarización" y equiparar los contratos indefinidos a los temporales "con la consiguiente devaluación temporal", así como abaratar el despido. En un comunicado la CCOO ha criticado que la patronal solo quiera reforzar el poder empresarial y ha recordado que, en la misma línea, hace unas semanas, la CEOE planteó la posibilidad de decidir unilateralmente pasar contratos de tiempo completo a tiempo parcial. El sindicato ha calificado de inaceptable y de confuso que la CEOE defina como "privilegios" los derechos de los trabajadores: "como si fueran favores que se dan y se quitan a voluntad del empresario".

El secretario de Acción Sindical de UGT, Toni Ferrer, ha acusado hoy a la CEOE de plantear una nueva "vuelta de tuerca" a la reforma laboral porque "quiere generalizar la precariedad y aumentar los recortes a los derechos de los trabajadores", pretendiendo que la única forma de contratación sea la "parcialidad y la temporalidad". Añade que la reforma laboral "impuesta" por el Gobierno ya abarató y facilitó el despido y que "esos son los privilegios que tienen hoy en día los empresarios". Ferrer ha recordado que en el último año los empleos son de peor calidad y que se han perdido más de 400.000 puestos de trabajo indefinidos, frente al 93 % de los contratos que son temporales. También ha acusado a la CEOE de no preocuparse por cómo se debe mejorar la competitividad "a través de apostar por la política industrial, la innovación tecnológica y una mayor formación".