Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

EE UU imputa a un ejecutivo español por el agujero millonario de JP Morgan

La fiscalía presenta cargos contra Javier Martín-Artajo y Julien Grout por fraude y falsificación

Estados Unidos ha decidido finalmente presentar cargos contra el español Javier Martín-Artajo, por su implicación directa en el fiasco que protagonizó el banco JP Morgan Chase al registrar pérdidas multimillonarias en una cartera de derivados gestionada desde su oficina de inversión en Londres. Martín-Artajo está acusado de haber conspirado para falsificar datos para ocultar a los inversores pérdidas por valor de 500 millones de dólares. Esas pérdidas terminaron por ocasionar un agujero contable cifrado en unos 6.000 millones de dólares (unos 4.500 millones de euros).

La acción legal ha sido iniciada por Preet Bharara, el fiscal general en el Distrito Sur de Nueva York, por la vía penal. Tanto el español, de 49 años, como el francés Julien Grout, de 35 años, están acusados de fraude y de haber falsificado los documentos que se entregan al regulador bursátil. Las penas a las que se enfrentan pueden ser de hasta 25 años de cárcel. Martín-Artajo, afincado en Reino Unido, se encuentra de vacaciones fuera de ese país. Por su parte, Grout vive ahora en Francia. La residencia de ambos, fuera de EE UU, complicaría su arresto incluso si así lo decidiera el fiscal. Bharara asegura que la investigación sigue abierta y que están en contacto con los abogados de los dos imputados.

"Violaron la obligación de ser honestos sobre el valor de la cartera que gestionaban", dijo este miércoles el fiscal Bharara. Al ser preguntado por los periodistas sobre el caso, añadió: "Vivimos tiempos en los que un simple agente financiero puede generar un daño catastrófico que puede impactar la economía. Por eso las compañías deben prestar atención a la cultura que han creado". Añadió además que considera que "el capitaliamo funciona mejor cuando los capitanes no mienten y engañan y cuando los capitanes juegan con las mismas reglas que el resto".

Martín-Artajo, a través del despacho de abogados que le representa, el bufete londinense Norton Rose Fulbright LLP, ha señalado que confía en ser exonerado una vez concluya la investigación sobre el fiasco.

El escándalo estalló hace poco más de un año, cuando Jamie Dimon, el consejero delegado de la entidad bancaria, se vio forzado a admitir en público el desfase de cuentas. Javier Martín-Artajo era uno de los empleados que se encargaba de gestionar la cartera sintética que invirtió en deuda europea en el momento más álgido de la crisis. Bruno Iksil se libra de la acción judicial al haber cooperado con las autoridades, facilitando detalles. El supervisor del español, Achilles Macris, tampoco aparece citado.

Estos dos últimos, junto a Martín-Artajo y Grout, abandonaron JP Morgan a los pocos días de que se admitiera la apuesta fallida, que en un principio se cuantificó en un par de miles de millones pero que acabó multiplicándose por tres. También renunció a su cargo Ina Drew, la máxima responsable de la gestión de riesgo en el mayor grupo financierio de EE UU por activos.

La acción judicial, en todo caso, no va más allá de los peones. Martín-Artajo era un ejecutivo a cargo de Europa de la gestión de riesgo en el departamento de inversión en Londres. Graduado en ingeniería por el ICAI y con doble máster en Columbia, era especialista en activos inmobiliarios y deuda corporativa. Trabajó cinco años para JP Morgan, tras pasar por Allianz y Lehman Brothers.

El escándalo puso en cuestión la imagen de la entidad y de Jamie Dimon, que durante la crisis financiera se convirtió en el mayor aliado en el rescate del sistema, al comprar Bears Stearns antes de que colapsara. Las pérdidas nunca pusieron la entidad en peligro. JP Morgan acaba de poner en manos de Dale Braithwalt las operaciones de gestión del riesgo en Europa.

Durante los últimos días se viene especulando con la posibilidad de que EE UU solicite el arresto y extradición de Martín-Artajo y de Grout. Pero este tipo de peticiones son complejas. Así se vio recientemente en el marco del escándalo del Libor, el tipo de interés que se fija para los préstamos que se realizan entre bancos.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >