El G-20 lanza una ofensiva contra la ingeniería fiscal de las multinacionales

La OCDE diseña un plan con 15 medidas a aplicar en un máximo de dos años que pretende erradicar que las grandes empresas esquiven al fisco

Reunión del G-20 hoy en Moscú.
Reunión del G-20 hoy en Moscú.YURI KOCHETKOV (EFE)

La ingeniería contable de las empresas está en el punto de mira de los Gobiernos, que ven cómo multinacionales con beneficios millonarios pagan impuestos como si se tratara de pequeñas empresas gracias a las ventajas de la ubicuidad. Los ministros de Economía y Finanzas del G-20 han presentado este viernes el plan de acción de los países de la OCDE para evitar la erosión de la base impositiva y el desvío de los beneficios de las multinacionales.

Casos como los de los gigantes Apple, Google o Microsoft, que dentro de la legalidad se las apañan para pagar impuestos irrisorios en países en los que generan pingües beneficios, llevaron hace más de un año al club de los países ricos a mover ficha. El resultado es un plan de 15 medidas con fechas concretas de aplicación, a lo largo de los dos próximos años, que persiguen adaptar al mundo globalizado el sistema basado en convenios de doble imposición. Este marco originariamente buscaba impedir que una misma firma pagase tributos en dos países, pero en ocasiones se ha abusado para burlar al fisco. “Las leyes fiscales nacionales no han ido a la par con la globalización de las corporaciones y la economía digital y han dejado huecos que pueden ser explotados por las multilaterales para reducir artificialmente sus impuestos”, señala el comunicado de la OCDE.

Más información

El secretario general de la organización, Ángel Gurría, ha explicado que el plan supone “un punto de inflexión en la historia de la cooperación en materia fiscal”. El programa permitirá a los países diseñar estándares coordinados amplios y transparentes para evitar la erosión de la base impositiva y el desvío de beneficios (BEPS en su abreviatura inglesa). “Las normas fiscales internacionales, muchas de las cuales datan de los años veinte, evitan que los negocios paguen impuestos en dos países, es decir, la doble imposición. Esto es loable, pero por desgracia ahora estas normas están siendo indebidamente utilizadas para permitir la doble no imposición”, ha lamentado.

El plazo para aplicar las 15 grandes medidas oscila entre los 12 meses y más de dos años, en función de la dificultad de los asuntos y el trabajo realizado. En el mundo existen unos 4.000 acuerdos firmados para evitar la doble imposición, según Gurría. En lo que se refiere al intercambio de información fiscal, manifestó que existen alrededor de un millar de convenios y que se está pasando de la “información por solicitud” al “intercambio automático de información”. Así que el proceso será complejo, pero la inacción, advierte el plan, podría llevar a un “caos fiscal global” que se caracterizaría por la reaparición masiva de la doble fiscalidad.

Las medidas identificadas por el documento incluyen en primer lugar el abordar los desafíos fiscales de la economía digital. En este contexto, se plantea examinar la capacidad de una compañía de tener una presencia digital importante en la economía de otro país sin ser sometida a impuestos por falta de nexo con la legislación internacional vigente. Incluye también la necesidad de asegurar el IVA en la entrega de bienes y servicios digitales y de neutralizar los esquemas que tratan de forzar al máximo las deducciones con una abusiva y arbitraria combinatoria de elementos de diferentes regímenes fiscales.

Además, señala la necesidad de reglas para las compañías controladas desde el extranjero y el uso de la deuda para reducir la base del beneficio. En el apartado de más transparencia se incluye el intercambio obligatorio de normativa relacionada con regímenes preferenciales.

El plan aborda además la alienación de los ingresos de las actividades económicas que los producen con el fin de trasladarlos a un entorno de baja carga fiscal. El plan quiere también asegurarse de que los resultados de los precios de transferencia entre filiales se corresponden con la creación de valor y desarrollar reglas para evitar la transferencia de riesgos o de excesivo capital.

Gurría ha dicho que las multinacionales mostraban una actitud de comprensión sobre la necesidad de pasar a un nuevo sistema de control fiscal y el ministro de Finanzas de Francia, Pierre Moscovici, ha manifestadoque las multinacionales han “elaborado un know how sin precedentes” para evadir impuestos, lo que en época de crisis no se puede explicar a los ciudadanos. Por su parte, el ministro británico George Osborne ha subrayado el mérito de las ONG por haber puesto en la agenda global temas como la necesidad de que las multinacionales informen a las autoridades fiscales locales de los impuestos que pagan, país por país.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción