Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La investigación descarta las baterías como causa del incendio del Dreamliner

La aerolínea asegura ya que el problema no está relacionado con la seguridad de la aeronave y mantiene los otros aviones del modelo en servicio

La investigación del último incidente protagonizado por el B787 Dreamliner está en curso, para trata de establecer las causas que provocaron el incendio en el avión operado por Ethiopian Airlines. Sin embargo, desde la aerolínea y los reguladores aseguran ya que el problema no está relacionado con la seguridad de la aeronave y por eso mantiene los otros aviones del modelo en servicio.

El incendio se produjo el viernes cuando estaba aparcado en el aeropuerto londinense de Heathrow, ocho horas después de llegar de Addis Ababa. Estaba vacío en ese momento. Las primeras imágenes mostraron a los bomberos trabajando en una parte diferente a donde tiene las baterías, protagonistas de los dos incendios que forzaron la suspensión de vuelo en enero.

Las autoridades británicas trabajan en coordinación con las de EE UU y técnicos de Boeing y de la aerolínea para determinar el origen y el alcance del problema. En este momento “no hay evidencia directa” de que haya una relación entre el fuego y las baterías, dicen los investigadores. “La zona dañada está lejos de donde el avión tiene localizadas las baterías”, precisan

Pero cualquier incidente de esta aeronave se sigue con gran atención. El mismo día, un aparato de Thomson Airways tuvo que regresar al aeropuerto por una causa técnica no especificada. Ethiopian, por su parte, dejaba claro que mantiene el avión en servicio. Cuenta con cuatro Dreamliner, de un pedido total de 10 unidades. Es uno de los principales clientes de Boeing.

“Todos los alimentadores internos y externos estaban apagados” en el momento del incendio, indica la compañía, que precisa que el vuelo hacia Londres se produjo con absoluta normalidad. Este avión permite a los técnicos de Boeing seguir las condiciones de vuelo en tiempo real, por lo que la información transmitida por la aeronave será clave para descartar causas potenciales.

Boeing, sin embargo, no puede dar más información sobre lo sucedido mientras la investigación esté en curso. Desde la compañía insisten que aportaron una solución amplia al problema del recalentamiento de las baterías. Los reguladores ya impusieron una prohibición de vuelo global que duró 100 días. Entonces había medio centenar de aviones en servicio.

El Dreamliner cuenta con una cartera de perdidos próxima al millar de unidades. El avión entró en servicio hace dos años, con tres de retraso. Curiosamente, el aparato de Ethiopian que ahora es protagonista del último incidente fue el primero que retomó el vuelo tras la suspensión. United Airlines, Japan Airlines y All Nippon Airlines siguen operando sus aviones con normalidad.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información