Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

México tiene la banda ancha más lenta de la OCDE

El servicio es el cuarto más costoso de los 34 países de la organización económica

Teléfonos con acceso a Internet.
Teléfonos con acceso a Internet.

México posee el servicio de banda ancha fija más lento de los 34 países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), según su estudio anual Perspectivas de las Comunicaciones 2013 que ha sido presentado este viernes. Los datos publicados por la organización recogen información hasta septiembre de 2012 y también indican que México es el cuarto país con las tarifas más altas en este rubro.

El estudio señala que el promedio de velocidad en banda ancha en México es de 11,2 Megabits por segundo (Mbps), mientras el dato intermedio de los países evaluados es de 44,4 Mbps. El país con los valores más altos es Suecia con una velocidad de 136,28 Mbps. Chile y México son los dos únicos países de América Latina en el estudio y el país sudamericano tiene una velocidad promedio de 25,71 Mbps.

En junio, el presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, promulgó la reforma de Telecomunicaciones del país, que ha cambiado la ley para ampliar el número las compañías que ofrecen servicios en el sector y mejorar los servicios. Hasta ahora, México ha sido un país con un historial de alto rezago en el acceso a la banda ancha y deficientes servicios de comunicaciones, debidos principalmente a la existencia de grandes compañías que han acaparado el mercado.

La OCDE también ha valorado el costo de la banda ancha fija en sus países miembros. México ocupa el cuarto lugar donde por dos Gigabytes se pagan en promedio unos 41,38 dólares. España es el país con los precios más altos, ya que debe pagarse 47,71 dólares por este servicio. En cuanto a penetración en la población, el informe sostiene que México tiene el penúltimo lugar con 11,1 conexiones por cada 100 habitantes, cuando el promedio de la organización es de 25,88 conexiones.

En el estudio, la organización ha explicado que entre 2010 y 2012 los precios bajaron para la telefonía fija y más todavía en el móvil. “Los ingresos de las telecomunicaciones registraron una disminución notable en 2009; pero se estabilizaron en 2010 y repuntaron en 2011. Esto puede atribuirse a la fuerza de los mercados de telecomunicaciones móviles y, específicamente, al rápido incremento de la penetración de los teléfonos inteligentes durante este periodo”, señala el informe.

En 2011, las suscripciones de móviles en la organización representaban el 65,4 % del total, frente al 64 % en 2009. El porcentaje de clientes de móviles con acceso a internet pasó del 23,1 % en 2009 al 56,6 % en junio de 2012. La OCDE ha insistido en la importancia de que haya una verdadera competencia en el mercado de las telecomunicaciones.