Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rajoy convoca a las grandes empresas para el próximo martes

El Consejo para la Competitividad pide profundizar en las reformas

Reunión del Rey con el Consejo Empresarial para la Competitividad en agosto de 2012.
Reunión del Rey con el Consejo Empresarial para la Competitividad en agosto de 2012.

Mariano Rajoy continúa con su agenda al margen de las presiones que recibe de la oposición y los problemas de imagen por el caso Bárcenas. El presidente del Gobierno ha convocado para el martes al Consejo Empresarial para la Competitividad (CEC), el poderoso grupo que forman 18 de las principales empresas españolas. Esta reunión responde al deseo de Rajoy de saldar una deuda que arrastra con esta institución prácticamente desde que asumió el cargo y que se ha ido retrasando. Además, Rajoy todavía no ha podido expresar personalmente a los integrantes del CEC su agradecimiento por el apoyo gratis que le dieron con la difusión del informe España, un país de oportunidades, en marzo, que fue procedida por una gira mundial por 21 ciudades que terminó en mayo.

Tras terminar el road show, el grupo que preside César Alierta (presidente de Telefónica) envió un mensaje a Rajoy para contarle los resultados y, de paso, cumplir la cita pendiente. Aunque nunca se llegó a cerrar una fecha, el encuentro es una asignatura pendiente. Esta vez, Rajoy no quiere que se frustre, pese a que ese mismo día hay un viaje del rey Juan Carlos con empresarios a Marruecos, al que algunos miembros de la CEC tienen previsto incorporarse tras la reunión.

Una de las conclusiones de esa gira es que la percepción sobre el país es mejor fuera que en el interior y que ahora es el momento de lanzar el mensaje de optimismo dentro de España. Para que sea verdad, y las empresas lo saben, se debe generar confianza, involucrar a las pymes y otras organizaciones y que se plasme en inversiones en un plazo corto o medio. Lo contrario supondría que tendrían razón los que sostienen que la gira fue una operación cosmética con muy buenas intenciones. La tarea, como reconocen fuentes empresariales, resulta complicada tras los últimos acontecimientos sobre presunta financiación irregular del PP.

Los empresarios tendrán oportunidad de animar al presidente y al tiempo pedirle que profundice en las reformas, como la laboral, las Administraciones Públicas o la fiscal, cuyas directrices no convencen a las grandes empresas porque penalizan su internacionalización. Rajoy ya recibió ese mensaje del presidente del Instituto de Empresa Familiar (IEF) y miembro del CEC, José Manuel Entrecanales, en la asamblea del organismo, por lo que se sabe letra y música.

Precisamente, una de las primeras acciones del CEC, tras fundarse en febrero de 2010, fue exigir a José Luis Rodríguez Zapatero una eficaz reforma laboral, que le pidieron por carta. Pero el anterior presidente no llegó a pasar por el comedor de la CEC, que tiene su sede en Telefónica. Sí han compartido mantel varios miembros del Gobierno (la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría; el ministro de Economía, Luis de Guindos; y la ministra de Trabajo, Fátima Báñez), así como el presidente de la patronal, Juan Rosell, y el propio Rey, que acudió en dos ocasiones el año pasado, en las que pidió a los empresarios que arrimaran el hombro.

La petición del Rey se la tomaron al pie de la letra. En el informe se sostiene que la economía española ha comenzado a remontar y que a finales de este año ya habrá crecimiento para crear empleo a partir de 2014, año en que se crecerá al 0,8% (por encima de las previsiones del Gobierno (0,5%) y muy por encima de las que acaba de pronosticar el FMI para ese año, que lo deja en cero. El objetivo de la gira fue transmitir, además de esos datos, un mensaje de optimismo sobre el país y canalizar inversiones a España.

El poderoso lobby empresarial, que nació con la idea de defender los intereses de las grandes empresas, está compuesto por 18 miembros: César Alierta (Telefónica), Emilio Botín (Banco Santander), Francisco González (BBVA), Isidro Fainé (La Caixa), José Manuel Entrecanales (Acciona), Florentino Pérez (ACS), Rafael del Pino (Ferrovial), Antonio Brufau (Repsol), Ignacio Sánchez Galán (Iberdrola), Isidoro Álvarez (El Corte Inglés), Pablo Isla (Inditex), Antonio Huertas (Mapfre), Juan Roig (Mercadona), José Manuel Lara (Planeta), Simón Pedro Barceló (Grupo Barceló), Leopoldo Rodés (Grupo Havas), Isak Andic (Mango) e Ignacio Osborne (Osborne). Los tres últimos representan al IEF, impulsor del CEC, que dirige Fernando Casado.