Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La banda ancha móvil se dispara: 25 millones de teléfonos ya tienen conexión

La conexión para los teléfonos inteligentes logró el año pasado sumar un 44,2% más de líneas

La crisis y la competencia impulsan la caída de precios

Varias personas prueban teléfonos en una tienda de Madrid
Varias personas prueban teléfonos en una tienda de Madrid EFE

La banda ancha móvil se convirtió el año pasado en el salvavidas de las compañías de telecomunicaciones en crisis. Fue el único segmento de negocio que consiguió aumentar su facturación en España, hasta los 2.766,6 millones de euros, un 29% más que en el año anterior. La conexión a Internet a través del teléfono ya llega al 54% de los usuarios y alcanza a casi 25 millones de líneas móviles (un 44,2% más que en 2011), según los datos del Informe Económico y Sectorial 2012 presentado este miércoles en el Senado por la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT).

Al sector de las telecomunicaciones en su conjunto no le fue bien en 2012. Los ingresos cayeron un 7,2% durante el año, hasta los 35.228 millones de euros. Unos resultados que, según el presidente de la CMT, Bernardo Lorenzo, se pueden achacar a la crisis económica y también a la competencia que ha llevado a una importante bajada de precios. “El sector es uno de los pocos sectores deflacionistas de nuestra economía”, destacó Lorenzo.

El descenso más notable se produjo en la facturación de la telefonía móvil (servicios de voz y SMS), que cayó un 15,9%, hasta los 9.504,5 millones. “Desde 2007, han bajado los ingresos en este apartado. Este año la causa principal es la reducción de los SMS, que han dado 422 millones de euros menos que en 2011, por efecto de los servicios de mensajería gratuita [como Whatsapp y Line]”, ha explicado Lorenzo.

Los ingresos en telefonía fija bajaron un 10,7%, hasta los 4.813,9 millones, mientras que la banda ancha fija registró una caída en la facturación del 4,6%, hasta los 3.659 millones

Más competencia, más portabilidad

El informe de la CMT destaca el aumento de la portabilidad, que fue posible en el 91% de los cambios de operadores. En 2012, se registraron más de siete millones (5,2 millones móviles y 1,8 fijas). Los operadores alternativos —con menores cuotas de mercado— fueron los que captaron mayor porcentaje de líneas. En móvil, los operadores móviles virtuales (OMV) —que deben recurrir a la cobertura de red de otra empresa con red propia— y Yoigo se apuntaron una ganancia neta de 1,15 millones de líneas. En fija, Jazztel lideró las portabilidades positivas con 268.723 líneas. Telefónica perdió 500.047 números en telefonía fija y más de 872.000 en móviles, aunque sigue encabezando ambos segmentos de negocios con cuotas de mercado del 61,4% y el 36,4%, respectivamente.

El estudio destaca, además, la aparición de nuevos paquetes combinados como los llamados 4 play (más de un millón vendidos), que incluyen voz y banda ancha en el fijo y en el móvil.

La competencia entre operadores fue buena para el consumidor ya que trajo una caída de los precios. Así, el coste de las llamadas de fijo a móvil bajó un 11,1% y el de las llamadas de móvil a fijos o móviles españoles se redujo un 13,8%.

Menos líneas móviles

El número de líneas móviles se redujo por primera vez en España (1,9 millones de líneas menos). El parque de líneas se situó en 50,7 millones (sin incluir dispositivos M2M ni datacards), un 3,7% menos que en 2011. El segmento de prepago causó esta caída, con un descenso del 12,5% (2,6 millones de líneas) respecto a 2011. El volumen de líneas de pospago registró, sin embargo, un aumento del 2%, equivalente a 629.659 líneas más.

El informe resalta, por último, el auge de la banda ancha de alta velocidad (más de 30 megas por segundo), que ya representa el 10% del total. En 2012, se contrataron 1,16 millones de líneas con estas características, un 63,7% más que el año anterior.

Lorenzo quiso subrayar que, a pesar de las dificultades que atraviesa, las telecomunicaciones son imprescindibles para salir de la crisis. “No solo son importantes por su peso económico, sino también porque contribuyen a mejorar la innovación, la eficiencia y la rentabilidad de los demás sectores”, concluyó.