Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El presidente de Eulen recupera el control de Vega Sicilia que le quitaron sus hijos

La Audiencia Provincial de Madrid le devuelve el poder al patriarca en la sociedad familiar

Los hijos que le arrebataron la presidencia en El Enebro recurrirán la sentencia

David Álvarez, presidente de Eulen, en una imagen de archivo
David Álvarez, presidente de Eulen, en una imagen de archivo

El empresario David Álvarez ha recuperado el control sobre El Enebro, la sociedad propietaria de las bodegas Vega Sicilia, entre otras empresas. El presidente del grupo Eulen ha logrado que la Audiencia provincial de Madrid falle a su favor y le arrebata el poder a sus hijos, que se hicieron con el control de la empresa, del mismo modo que David Álvarez, de 85 años, los apartó a ellos de la cúpula de Eulen. El patriarca vuelve así a tener el control de ambas compañías familiares. Los actuales gestores de El Enebro, sin embargo, señalan que recurrirán la sentencia al Supremo y niegan que la decisión del juez tenga efectos a corto plazo.

Los portavoces de Álvarez han enviado un comunicado en el que señalan que, con fecha 22 del pasado mes de mayo, la Sección 11ª de la Audiencia Provincial de Madrid ha dictado Sentencia "desestimando el recurso de apelación interpuesto contra resolución anterior del Juzgado de 1ª Instancia nº 53 de Madrid, de 24 de junio de 2011 y ha ratificado, en todos sus puntos, la resolución recurrida, reconociendo plenamente los derechos económicos y políticos" de David Álvarez "sobre El Enebro, S.A. y sus empresas participadas", lo cual representa que Álvarez "recupera plenamente el poder de decisión sobre dichas empresas, del que fue injustamente privado por los recurrentes".

Por su parte, sin embargo, los hijos de Álvarez que controlan El Enebro han señalado, también a través de un comunicado, que "recurrirán la sentencia dictada por la Audiencia Provincial de Madrid al Tribunal Supremo, por lo que esta resolución no es firme y queda paralizada hasta que el Supremo resuelva definitivamente el conflicto. De esta forma, la sentencia de la Audiencia Provincial no tiene ninguna consecuencia práctica. La titularidad de los actuales propietarios queda inalterada y no modifica para nada la gestión ni la actividad regular de la compañía". Aseguran que "los cinco hijos de David Álvarez, que actualmente controlan El Enebro, seguirán gestionando normalmente la compañía de la que poseen el 67% de las acciones, mientras el Tribunal Supremo no se pronuncie sobre el pleito".

Un drama empresarial desde 2009

Aunque ahora lo que se resuelve (al menos, se cierra otro capítulo) es el conflicto en El Enebro, la pugna familiar entre el patriarca y cinco de sus siete hijos (Juan Carlos, Pablo, Emilio, Elvira y Marta) arranca en enero de 2009, entonces a raíz de problemas en Eulen. Juan Carlos, que es consejero delegado del grupo y Elvira proponen a su padre que vaya dejando su gestión diaria en la empresa, a la que acude como presidente ejecutivo. Como colaboradora directa está su tercera esposa, con la que entonces se acababa de casar y tenía 54 años.

El padre no admitió la propuesta de que dejara la compañía que sí respaldaron cinco de sus siete hijos. Ante el conflicto, decidió plantarse y retomar el control de Eulen, sustentado en el 51% de las acciones que posee y con el apoyo de dos de sus hijos todavía fieles (Jesús David y María José), que suman otro 14%. Este frente quedó zanjado y actualmente Álvarez es presidente, apoyado por su hija María José Álvarez, vicepresidenta.

En respuesta a esta acción en Eulen, los hijos rebeldes de Álvarez deciden apartar a su padre de la otra sociedad de la familia, El Enebro, que controla entre otras cosas Vega Sicilia. En el caso de esta empresa, cuando murió la primera mujer de David Álvarez en 1986, el padre decidió repartir el 100% del capital de la sociedad entre sus siete hijos, a razón del 14,25% cada uno. A cambio de este gesto, los hijos le reconocían al padre el usufructo (cobro de dividendo) y los derechos políticos del 51% del capital de esta sociedad. Sin embargo, como consecuencia del enfado en Eulen, los hijos de Álvarez deciden el 18 de enero de 2010 quitar a su padre la presidencia de la empresa. Desde entonces el caso había estado en los tribunales.

De momento, tanto los tribunales de primera instancia como la Audiencia provincial de Madrid han dado la razón al patriarca. Sin embargo, la pugna no se termina y la guerra seguirá en los tribunales.