El paro seguirá aumentando en la zona euro el año que viene

La OCDE llama a acelerar la unión bancaria y la recapitalización para que fluya el crédito La recesión de la Eurozona se agravará este año, aunque rebotará en 2014

El secretario general de la OCDE, José Ángel Gurría.
El secretario general de la OCDE, José Ángel Gurría.CAROLINE BLUMBERG (EFE)

La recuperación del empleo y la confianza económica en Estados Unidos, y la agresiva política monetaria lanzada por Japón para estimular su actividad son las dos buenas noticias de la economía global, según afirma el informe de previsiones publicado este miércoles por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) en París. En el otro lado de la balanza, el mayor problema global sigue siendo la falta de confianza, el agravamiento de la recesión y el alto desempleo de la zona euro, especialmente en la periferia. La economía del euro se contraerá este año cinco décimas más de lo previsto (0,6% contra 0,1%), antes de rebotar un 1,1% en 2014. Pero el paro continuará creciendo este año (12,1%) para llegar en 2014 al 12,3%.

El vicesecretario general y economista jefe de la OCDE, Pier Carlo Padoan, advierte de que la zona euro sigue siendo “la gran amenaza para la recuperación mundial”, y recuerda que los bancos europeos siguen “débilmente capitalizados” y que el BCE deberá continuar tomando “medidas no convencionales” para asegurar que el crédito fluya a las empresas.

Más información
La economía de la zona euro sufre la recesión más larga de su historia
La UE lanza el zafarrancho por el empleo
La confianza del consumidor en EE UU vuelve a niveles previos a la crisis
El experimento japonés dispara la economía nipona

“La debilidad persiste”, afirma Padoan, que subraya un problema político añadido: “Las instituciones susceptibles de responder eficazmente a las dificultades financieras y políticas asociadas a la gestión de la crisis todavía no se han puesto en marcha o bien, las que existen, no son adecuadas”.

La OCDE recomienda apoyar el crecimiento en Europa subiendo los salarios en “más países” (sin citar a Alemania) y liberalizando más los mercados. Aunque reconoce que la competitividad ha mejorado “en algunos países”, destaca que “el hartazgo con las reformas y el descontento social están aumentando porque los resultados en crecimiento y empleos no son visibles”.

El análisis sugiere que el BCE debe bajar aun más los tipos de interés de los depósitos y considerar la posibilidad de realizar compras adicionales de activos. Y se muestra crítico con la política financiera. Afirma que Europa debe continuar con la “reparación del sector financiero” para asegurar que las decisiones de política monetaria se trasladan a la economía real”, y que es preciso reforzar las instituciones de la zona euro, esencialmente la unión bancaria y la supervisión única para atajar las “piruetas de la deuda soberana”.

Conoce en profundidad todas las caras de la moneda.
Suscríbete

La OCDE teme que “los fuertes desacuerdos entre los Estados miembros pueden tener consecuencias negativas sobre la confianza y exacerbar la fragmentación”, y llama a clarificar de forma urgente las condiciones que permitirán al MEDE inyectar capital directamente al sector financiero, que por su parte debe limpiar sus balances, mejorar su capitalización y establecer nuevas reglas para restaurar la capacidad de crédito.

Además, la OCDE recomienda ajustar la consolidación fiscal para favorecer el crecimiento, y “reducir el ritmo de rebaja del déficit si persiste la debilidad”. Según Padoan, la actividad sigue cayendo por culpa de los ajustes fiscales, la débil confianza y las malas condiciones crediticias, especialmente en la periferia; de esa forma, el crecimiento en la zona euro solo empezará a asomar “lentamente” en la segunda mitad de este año. Sobre los hipotéticos peligros de inflación, la organización que supervisa las economías más avanzadas del mundo considera que se verán limitados por el “alto desempleo”, que seguirá aumentando este año y se estabilizará en torno al 12,25% en 2014.

Entre los dos grandes países del euro, Alemania volverá a crecer en 2014 (un 2%), y Francia seguirá teniendo problemas porque el desempleo, pese al voluntarismo de François Hollande, seguirá creciendo hasta finales de 2014. Según las previsiones de la OCDE, Francia, que este miércoles recibirá dos años de aplazamiento en Bruselas, cerrará este año con un déficit del 4%, y en 2014 alcanzará un 3,5%.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS