Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La locomotora alemana se libra por los pelos del frenazo

Alemania evitó entrar en una recesión económica gracias a un raquítico crecimiento del 0,1% en el primer trimestre del año 2013

La canciller alemana, Angela Merkel
La canciller alemana, Angela Merkel REUTERS

La locomotora europea se para. Alemania evitó entrar en una recesión económica gracias a un raquítico crecimiento del 0,1% en el primer trimestre del año 2013. El débil crecimiento del primer trimestre fue atribuido en parte a las consecuencias de un invierno especialmente duro para sectores claves en la producción.

Tras caer un 0,7% en el último trimestre del año pasado, el producto interior bruto (PIB) alemán se recupera este año gracias, sobre todo, al aumento de la demanda interna. Los cálculos publicados el miércoles corrigen en una décima las estimaciones previas, que daban una caída del 0,6% del PIB en los últimos tres meses del año 2012 respecto al trimestre anterior.

Aun así, el conjunto de la economía alemana creció un 0,7% durante el año pasado, cifras que pueden ser envidiables para las economías de los países del sir europeo. Durante el mes de marzo, las fuertes heladas y continuas nevadas en todo el país impidieron la reactivación del sector de la construcción.

La principal economía de Europa padece los efectos de la crisis del conjunto de la eurozona. Las inversiones retroceden y también las exportaciones en un país netamente exportador. La eurozona es el primer cliente de Alemania, que vende a sus socios del euro el 40% de los productos que salen del país.

Si bien se espera que el trimestre en curso dé mejores resultados por la puesta en marcha de la construcción, las encuestas del instituto de investigación IFO delatan la desconfianza creciente de los empresarios y auguran un mal año electoral.

Más información