Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE apela a Bruselas para que frene la unión de los organismos reguladores

El Ejecutivo planea fusionar Competencia, Energía,Telecomunicaciones y servicio Postal

El grupo parlamentario socialista ha remitido una carta al presidente de la Comisión Europea, José Manuel Barroso, para advertirle de que el proyecto del Gobierno de unir en un solo organismo todos los actuales reguladores contraviene el derecho comunitario. El proyecto de ley de creación de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ya ha sido cuestionado previamente por Bruselas, que ha llegado incluso a amenazar con la apertura de procedimiento de infracción por la falta de independencia que generaría este plan.

En concreto, el Ejecutivo planea fusionar la Comisión Nacional de Competencia, la Comisión Nacional de Energía, Comisión del Mercado de Telecomunicaciones y la Comisión Nacional del sector Postal. La portavoz de los socialistas en el Congreso de los Diputados, Soraya Rodríguez, explica en su misiva a Barroso, fechada en 26 de abril, que ese futuro organismo sería “de supervisión regulatoria, que no regulador” y su proyecto “establece breves periodos transitorios” que se inician con la remoción casi inmediata de todos los consejeros de los distintos organismos reguladores.

Para el PSOE, “el cese de los miembros actuales de los consejos de dichos organismos, así como la concentración en un solo organismo de tantas y tan variadas competencias, puede redundar en la pérdida de independencia y de eficacia”. En la carta, Soraya Rodríguez también advierte de que, según la normativa futura, será el Gobierno el que elabore el estatuto orgánico de ese futuro organismo “que es la pieza clave y al que se remiten decisiones cruciales sobre la independencia real del futuro organismo, contraviniendo así la normativa europea recogida en el artículo 35.5.b de la directiva”.

Además, el PSOE expresa su “preocupación” con relación a las competencias que se atribuyen a las autoridades ministeriales de regulación previa, en detrimento de los organismos reguladores.

El proyecto de ley, que fue aprobado el pasado mes de septiembre por el Consejo de Ministros y ahora se encuentra en fase de tramitación en el Senado, debería entrar en vigor a mediados de este año. La vicepresidenta de la Comisión, Neelie Kroes, envió una carta el pasado febrero exigiendo cambios. “La propuesta legislativa infringe la letra y el espíritu del derecho europeo en materia de telecomunicaciones. La Comisión no tendrá más opción que abrir un procedimiento de infracción si la legislación se adopta sin cambios sustanciales relativos a la independencia y las funciones del regulador”, apuntó Kroes.