Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La economía sumergida alcanzó los 201.300 millones en 2012, un 19% del PIB

Un estudio de Visa Europe sitúa a España como el tercer país de Europa occidental con mayor porcentaje del PIB. La entidad estima que la actividad no regulada caerá un 1% en 2013

La economía sumergida alcanzó un valor de 201.300 millones de euros a finales de 2012, lo que supone un 19,2% del PIB, según el "Estudio paneuropeo sobre la economía sumergida" presentado esta mañana por VISA Europe.

El documento calcula que las actividades no reguladas descenderán un 1% durante 2013 hasta alcanzar los 195.600 millones de euros.

El informe revela que la economía sumergida en España está ligeramente por encima de la media de Europa (un 18,5%), pero por encima de la que registran los países más desarrollados del continente como Alemania, Francia, Reino Unido, Holanda e incluso Irlanda. Según el estudio, el peso de la economía sumergida en España no ha cambiado sustancialmente respecto a los datos de 2008 [se ha mantenido constante entorno al 19%], y se concentra especialmente en los sectores de la construcción, industria, comercios, restaurantes e inmobiliarias. El informe sostiene que los pagos electrónicos ayudan a reducir el peso de la actividad no regulada y observa un importante potencial de reducción en España.

El documento sostiene que dos tercios de la economía sumergida en Europa se debe a trabajo no declarado y un tercio a las ventas no declaradas. Estas actividades no reguladas suman un volumen total de 2,15 billones de euros en Europa, un 18,5% del PIB. El trabajo realizado por A.T. Kearney y Prof. Dr. Friedrich Schneider de la Universidad de Linz,para la entidad de medios de pago electrónicos excluye del estudio las actividades criminales.

También indica que incentivar los pagos electrónicos en un 15% ayudaría a reducir la economía sumergida en un 9% y destaca que se podrían recuperar 23.400 millones de euros concentrando los esfuerzos en seis subsectores (ventas de coches y recambios, bares y restaurantes, taxis, autobuses y transporte comercial, alojamientos de bajo coste, tiendas de venta no especializada y servicios de comedor y catering).

El estudio identifica algunas factores que favorecen la existencia de la economía sumergida en España. Entre ellos están: Nivel impositivo relativamente alto y complejo para particulares y empresas, la economía sumergida se concentra en las pymes, que representan el 65% del PIB y al 75% de los trabajadores asalariados; una burocracia extendida y con bajos niveles de servicio; cerca del 16% de los billetes de 500 € que circulan en la UE lo hacen en España; escasos recursos de la autoridades fiscales.

El documento presentado por VISA Europe supone un avance la hora de medir la economía sumergida en los países desarrollados. No abundan los estudios que tratan de calcular el mercado negro. En España hasta hace unos años lo estimaba el Instituto de Estudios FIscales pero el Gobierno le instó a dejar de hacerlo. Otro de los documentos más reputados, manejado por la Comisión Europea, fue elaborado por  Richard Murphy FCA, de la Tax Research UK en 2012, y situaba el volumen de la economía sumergida en el 22,5% del PIB, lo que supone 239.175 millones.