Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El nuevo plan PIVE contiene la caída continuada de las ventas de turismos

Las matriculaciones en abril suben el 10,8% tras siete meses seguidos a la baja

Vehículos en la fábrica de Seat, en Martorell (Barcelona). Seat fue la marca más vendida en los cuatro primeros meses del año. Ampliar foto
Vehículos en la fábrica de Seat, en Martorell (Barcelona). Seat fue la marca más vendida en los cuatro primeros meses del año.

Podría ser peor. Es el mensaje que el sector del automóvil español saca de los resultados de ventas de abril, publicados ayer por las patronales del sector (Anfac, Faconauto y Ganvam). La subida del 10,8% de las ventas el mes pasado con respecto al mismo mes de 2012, tras siete meses a la baja, tiene más que ver con la Semana Santa adelantada que con la recuperación económica, pero son los datos de las ventas a particulares, que en los cuatro primeros meses del año han acumulado un alza del 2,7% con respecto a 2012, los que han animado a las patronales.

Pobre consuelo, porque el sector sigue mal. En los cuatro primeros meses de 2013, la venta de turismos ha caído un 6,7% con respecto al año pasado, bajando en todos los segmentos y en todas las comunidades autónomas (excepto Navarra y La Rioja, que sumadas representan un 1,5% del total).

Pero para las patronales, los 114.965 vehículos vendidos a particulares en los cuatro primeros meses del año suponen una bocanada de aire para un sector asfixiado por la incertidumbre económica y la contracción del crédito, tanto para los consumidores como para los propios distribuidores.

Las organizaciones empresariales atribuyen esa subida al segundo plan PIVE, aprobado el pasado 1 de febrero y que pretende sacar del mercado entre 145.000 y 150.000 vehículos de más de 10 años (siete años para vehículos comerciales) para sustituirlos por otros de mayor eficiencia energética.

“De no existir este programa, el mercado de automóviles se situaría muy por debajo de lo que lo está en estos momentos”, afirma la nota de prensa de las patronales. “Incentivos como el Plan PIVE 2 demuestran que existe un potencial de consumo aprovechable en nuestro mercado, a pesar del cuadro macroeconómico general, y en especial de la tasa de desempleo”.

Fuentes: Anfac, Ganvam, Faconauto  Instituto de Estudios de Automoción (IEA).
Fuentes: Anfac, Ganvam, Faconauto / Instituto de Estudios de Automoción (IEA).

Las ventas de turismos para empresas de alquiler de coches, por su parte, cayeron un 2% en el primer tercio del año. “El sector del alquiler empuja con fuerza por la cercanía de la temporada estival”, afirmó ayer Juan Antonio Sánchez Torres, presidente de la patronal de los talleres, Ganvam. “Ahora bien, con la crisis también son muchas las alquiladoras locales, especialmente en Levante y las islas, que están adquiriendo vehículos de ocasión para renovar sus flotas”.

Pero el verdadero lastre del sector continúa siendo el que las empresas cada vez compran menos vehículos. A pesar de que las pymes pueden acceder a las subvenciones del plan PIVE, la cifra de turismos vendidos a empresas durante los cuatro primeros meses del año ha sido un 23,1% menor que en el mismo periodo de 2012, cerrando abril en 62.946 unidades.

Por fabricantes, las marcas del grupo Volkswagen han dominado con diferencia el primer tercio del año, vendiendo 63.213 vehículos frente a los 37.214 de su más inmediato perseguidor, el grupo PSA (Peugeot Citroën). Las dos marcas más vendidas pertenecen al grupo alemán: Seat y Volkswagen, seguidas de Peugeot y Opel, esta última perteneciente a General Motors.

Por modelos, el más vendido durante los cuatro primeros meses de 2013 ha sido el Citroën C4, con 8.792 unidades, seguido muy de cerca por el Seat Ibiza (con 8.701) y el Volkswagen Polo.

Los coches más pequeños han resistido mejor los embates de la crisis. La venta de vehículos del segmento medio-bajo solo han caído un 0,6% durante los cuatro primeros meses del año. Por el contrario, los coches grandes y de lujo han sufrido especialmente: las ventas en el segmento de grandes todoterrenos, por ejemplo, han caído un 49%.

Paradójicamente, el énfasis en la eficiencia energética del plan PIVE no ha servido para aumentar la cuota de mercado de los vehículos eléctricos o híbridos, que se ha mantenido alrededor del 1,5% tras un repunte en enero.