Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La AEB afirma que la ayuda de la banca sana a la mala tiene un límite

El presidente de la AEB, Miguel Martín, reclama al Gobierno que no exija más ayudas del sector.

El Santander calcula que los tres grandes bancos tendrán el 70% del mercado tras la crisis

La paciencia de algunos banqueros, los más importantes, se está agotando. Después de varias loas a la actuación del Gobierno ante la crisis por parte de grandes ejecutivos como Alfredo Sáenz (Santander), Juan María Nin (Caixabank) y Ángel Cano (BBVA), llegó el jarro de agua fría. Las últimas ayudas reclamadas para dar liquidez a las preferentes, las ayudas para el banco malo y el ataque de los Gobiernos autonómicos de Andalucía, Cataluña y Canarias contra los pisos de la banca, ha sobrepasado las líneas rojas.

El encargado de realizar las recriminaciones fue el presidente de la Asociación Española de Banca (AEB), Miguel Martín, que anticipó que "debo ganarme el sueldo". Este martes comentó que "la parte sana del sector está pagando lo que no puede poner el Estado, pero esta ayuda tiene un límite. Si ahora se necesita que haya crédito, habrá que cuidar a la parte sana porque es quien puede atender a la economía".

Poco después de su intervención en el XX Encuentro del Sector Financiero, organizado por ABC y Deloitte, el presidente de la AEB defendió ante los medios que la "parte sana de la banca es el futuro del país y hay que tratar de estimularla no solo ponerle obligaciones". 

Preguntado por si la reciente aportación al Fondo de Garantía de Depósitos (FGD) reclamada por el ministro Luis de Guindos ha sido la gota que ha colmado el vaso, respondió que "es posible que sea la gotita que lo desborde, aunque no llega a este nivel. Es necesario hacer una reflexión, no solo el Gobierno, sino la Junta de Andalucía, las Comunidades Autónomas y la sociedad española de cómo salir de la crisis con planes bien pensados.

La aportación al Fondo de Garantía para las preferentes "es posible que sea la gotita desborda el vaso"

La banca está poniendo todas sus fuerzas para ayudar a la sociedad para salir adelante pero esos esfuerzos no se aprecian o incluso parecen negativos". E insistió en su idea: "A la parte sana del sector financiero hay que apoyarle y estimularle no simplemente decirle lo que hace mal".

Además, Martín criticó que salgan continuamente nuevas reglas que afectan a las cuentas de las entidades. El Banco de España prepara unos cambios en las normas sobre los créditos refinanciados para evitar morosidad encubierta, pero se desconoce qué efectos tendrán en los balances bancarios. "Hay que tener una estrategia global establecida y conocida para que las entidades hagan su planificación", insistió. Preguntado por las normas de las autonomías que pretenden expropiar o castigar a los bancos que tengan pisos vacíos, el presidente de la AEB recordó un artículo de Financial Times que decía que en España se estaban tomando medidas que "nos encaminan más hacia Argentina que hacia Europa. Nosotros vamos a obedecer a los Gobiernos autonómicos pero pido una reflexión para todos vayamos hacia Europa y no hacia Argentina".

Para alcanzar un 70% de cuota, ademas de tres bancos nacionalizados deberían hacerse con más entidades

Por otro lado, el director general de banca comercial de Banco Santander, Enrique García Candelas, ha calculado que su entidad, el BBVA y Caixabank aglutinarán una cuota de negocio del 70% tras la reestructuración del sector financiero español. Este cálculo, que es la primera vez que comenta en público, supone que las grandes se quedarían con los tres bancos nacionalizados: Bankia, CatalunyaBanc y Novagalicia. Según ejecutivos del Santander, BBVA y  Caixabank, ahora entre todos pueden tener un 38% del mercado. Se supone que las entidades nacionalizadas tienen un 15% de cuota, así que sumarían un 53%. Es decir, aun faltan 17 puntos de cuota para llegar a ese 70% que ha fijado García Candelas. 

"Se va a producir de forma más rápida de lo que espera el mercado", ha afirmado el director general del Santander en su intervención en el Encuentro Financiero. García Candelas ha explicado que esto conllevará que Santander cuente con una cuota de oficinas de entre el 13% y el 14%, y que en el caso del BBVA será del 11% y más para Caixabank. "Va a haber una concentración brutal en dos o tres años. Será una oportunidad clara para ganar más dinero. Cuando se normalicen las cuentas, con el ahorro de costes y las menores provisiones, vamos a ganar mucho más dinero", concluyó.  

Esta opinión ha sido compartida por el director del grupo BBVA en España y Portugal, Jaime Sáenz de Tejada, y el director general de negocio de Caixabank, Juan Antonio Alcaraz, que han participado en las mismas jornadas. El directivo del Santander además ha vaticinado que el sector quedará configurado por unas siete u ocho entidades al final del proceso de ajuste. 

Bankinter cree que la banca tardará "unos cuantos años" en recuperar el prestigio y reputación perdida con la crisis

Por otro lado, el director general de Presidencia de Bankia, José Sevilla, ha calculado que el canje de híbridos (preferentes y subordinadas) por acciones generará una inyección de capital de 4.800 millones en la entidad. Sevilla ha avanzado que la recapitalización del banco nacionalizado se materializará a finales de mayo, tras la cual BFA controlará en torno al 70%.

Sevilla, quien ha puesto en valor que el consejo de administración del grupo BFA-Bankia está formado por profesionales, sin políticos, ha reconocido que el equipo directivo hubiera preferido que la recapitalización se hubiera realizado "un poco más rápido".

La consejera delegada de Bankinter, María Dolores Dancausa, ha considerado que la banca española tardará "unos cuantos años" en recuperar el prestigio y la reputación previos a la crisis, y ha avisado de que la banca sana no puede ser una "fuente inagotable de dinero" para superar los problemas que acechan al sector en su conjunto.

Durante su intervención, la consejera delegada de Bankinter ha indicado que la recuperación de este prestigio también corresponde a las autoridades. "Quienes tocamos crédito necesitamos crédito. La banca no puede dar crédito si precisa de confianza", ha explicado.