Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La quita en Chipre hará perder a los grandes depositantes 8.300 millones

La cifra representa dos tercios de lo que Nicosia debe obtener para cubrir su parte del rescate

El país quiere relajar las condiciones para la nacionalidad para evitar la fuga de inversores

Sucursal del Banco de Chipre, en Nicosia.
Sucursal del Banco de Chipre, en Nicosia. AP

Los que tengan depósitos por más de 100.000 euros en los dos grandes bancos chipriotas (el Banco de Chipre y el Popular) tendrán quitas en sus cuentas por un máximo de 8.300 millones de euros. Así consta en un documento de la Comisión Europea con fecha del 12 de abril, al que ha tenido acceso Reuters. Esta cifra representa algo menos de dos tercios de los 13.000 millones que Nicosia debe encontrar para cubrir los 23.000 millones de euros que necesita la banca del país mediterráneo para su proceso de reestructuración. El viernes, los ministros de economía y finanzas de la Unión Europea aprobaron un préstamo a Chipre por 9.000 millones de euros.

Una nota al pie indica que la cifra final "dependerá, entre otros factores, de la conversión de deuda por acciones en el Banco de Chipre y lo que se pueda recuperar en el Banco Popular". Según el plan de reconversión bancaria, este último banco (también conocido como Laikí, su nombre en griego) deberá cerrar, mientras que el Banco de Chipre será reestructurado. Ambas entidades seguirán suspendidas de cotización hasta el 31 de mayo, según ha anunciado la Bolsa de Chipre.

Entre los grandes depositantes atrapados por la quita está Autovaz, la mayor empresa automovilística rusa, que ha indicado en sus últimos resultados financieros que tiene 641 millones de rublos (16 millones de euros) en depósitos bloqueados en Chipre. Otra empresa rusa, la naviera Sovcomflot (heredera de la antigua flota comercial soviética) tiene 25 millones de dólares (19 millones de euros) depositados y retenidos en el Banco Popular de Chipre.

El miedo a que, cuando sea posible, los depositantes rusos retiren su dinero para nunca más volver ha llevado al Gobierno chipriota a adoptar medidas drásticas. El domingo, el presidente Nikos Anastasiades anunció frente a un auditorio de inversores rusos que negociará con la UE una rebaja de la inversión mínima necesaria para optar por la nacionalidad chipriota, de diez a tres millones de euros.