Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sánchez-Galán aboga en Wall Street por cambiar el mensaje sobre España

El presidente de Iberdrola participa en el acto del consejo para la competitividad en Nueva York

El presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán
El presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán EFE

Ignacio Sánchez Galán lo admite: en España se pasa muy rápido del frío al calor, no hay un término medio. Tampoco en Wall Street ni en los medios anglosajones al representar la situación del país. Por eso el presidente ejecutivo de Iberdrola dijo ante representantes del mundo de las finanzas y de la empresa en EE UU que es el momento de cambiar la narrativa que se utiliza, porque considera que no representa necesariamente lo que pasa en la economía.

Sánchez Galán les presentó en Nueva York “la visión” que tienen las multinacionales españolas, recogido en el documento elaborado por el Consejo Empresarial para la Competitividad. Y dejó claro al más de medio centenar de asistentes, la mitad representantes de grandes bancos de inversión y fondos norteamericanos, que España es un país “solvente y fiable, que hace los deberes”. En el evento participó Ángel Ubide, profesor de Peterson Institute.

Ubide fue contundente en este sentido: “no es cierto que España no sea competitiva, que sea rígida, que no sea capaz de reducir el déficit público, tampoco es cierto que su sector financiero no sea solvente y que no se estén emprendiendo las reformas”. A partir de ahí, expuso datos que apoyan que la expansión llegará en la segunda mitad de este año y se sostendrá a lo largo de 2014. “Hemos pagado el precio, ahora el crecimiento vuelve”, afirmó.

Pero que los inversores vuelvan a apostar por España dependerá de la credibilidad de los datos. La primera pregunta, de un profesor de la Universidad de Nueva York que asesora a una entidad financiera, fue directa a una cifra que sin embargo no se presentó y que preocupa. ¿Se puede ganar en competitividad, pero con el paro afectando a la mitad de los jóvenes, cómo afectará eso a los progresos logrados? ¿No será una bomba social?

Sánchez-Galán ha afirmado que la estructura social de España no puede cambiarse de inmediato

El responsable de Iberdrola señaló en este punto que el paro estructural en España es muy alto y recordó que durante la última fase de expansión se importó la mano de obra de cinco millones de inmigrantes. También señaló que la estructura social es muy particular en el país, y que eso no puede cambiarse de la noche a la mañana. “Hay muchos empleos que no quieren cubrir los jóvenes, que prefieren quedarse en casa”, opinó.

En este sentido, también reconoció que muchos jóvenes dejaron los estudios para hacer dinero en la construcción. Eso, indicó, “es un problema porque ahora no tienen la formación suficiente”. Ubide cree sin embargo que algunos de ellos están volviendo a las escuelas. También explicó que en España hay un sistema de apoyo familiar muy sólido. “Sí, un paro juvenil tan alto puede dar miedo, pero no creará tensiones sociales”.

"¿Entiendo que se quiera relativizar el dato de paro, pero el ajuste elevó el desempleo? ¿Esa flexibilidad de la reforma laboral no es la que está llevándolo al alza?", retomó otro asistente. Ubide precisó que la mitad del empleo perdido es producto del estrés que sufre el sector de la vivienda. “Ahí no hay mucho que hacer”, admitió. Pero también dijo que las reformas harán el mercado laboral “más resistente en la próxima crisis”.

El informe de competitividad señala además que España está formando más ingenieros y otros empleos de alta cualificación que el resto de Europa e incluso que de EE UU. “No solo somos un país bonito para ir de vacaciones”, reiteró a lo largo del debate Sánchez Galán. En este sentido, Ubide puso como ejemplo que las multinacionales españolas son empresas líderes en sectores como el de la energía, el transporte, las telecomunicaciones, el financiero o la moda.

España no es solo un país bonito para ir de vacaciones”

También indicó que el rendimiento de la economía española es mejor de lo esperado si se compara con otros países que sufrieron un golpe similar y se tiene en cuenta el esfuerzo fiscal. El motor del crecimiento está siendo el sector exterior. “Es de los pocos que han ganado mercado entre los países avanzados, gracias en parte a la reforma laboral y en especial a que las compañías españolas hicieron las maletas para buscar nuevos mercados”, remachó.

Un reequilibrio en la balanza exterior que además consiguió sin ayuda de una política de devaluación de la divisa. Tanto Ubide como Sánchez Galán reconocen que hace falta aún mucho por hacer y que el ajuste seguirá su curso, en concreto en el sector de la vivienda, en el financiero y a la hora de hacer más eficiente el gasto público. También consideran clave que se potencien políticas para impulsar la denominada economía del conocimiento.

Pero, además, concluyen que la marcha de la economía española a corto plazo dependerá de como avance EE UU y, sobre todo, de lo haga la Unión Europea. El presidente de Iberdrola no cree que Madrid vaya a reducir el ritmo de las reformas en curso. “En el Gobierno están comprometidos y lo harán aunque sufran”, indicó. En este sentido el profesor del Peterson Institute señaló que “están tan atados de manos por Bruselas que no podrán desviarse”.