Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La contratación estable se descuelga

Los contratos fijos bajan un 16,6% en tasa anual, la mayor caída desde la reforma laboral

La Semana Santa permite reducir en 4.979 personas el paro registrado, hasta las 5.035.243

Sin el efecto de las fiestas, la afiliación a la Seguridad Social vuelve a retroceder

Fuente: Ministerio de Empleo y Seguridad Social.
Fuente: Ministerio de Empleo y Seguridad Social.

Ni la Semana Santa es lo mismo cuando la economía atraviesa su segunda recesión en cinco años. Las fiestas suelen catapultar las contrataciones temporales en hostelería y comercio, pero esta vez arrojaron un saldo escuálido, que mantiene muy alejada la recuperación en el mercado laboral. En marzo, se registraron 4.979 parados menos en las oficinas de los servicios públicos de empleo, apenas un 0,1% menos que en febrero. El dato, que deja el número total de parados registrados en 5,035 millones, permite quebrar la tendencia al alza, que se mantenía desde agosto pasado. Pero es el mes de Semana Santa (en los cuatro años anteriores cayó en abril) que menos contribuye a aliviar el paro desde el descalabro de 2009. Y las dudas se multiplican si la lupa se acerca al objetivo de empleo más deseado, la contratación estable.

Según los datos difundidos este martes por el Ministerio de Empleo, la contratación sigue bajo mínimos, con apenas 969.267 firmados, solo peor que en febrero de este año y agosto de 2009 en lo que va de crisis. Pero las peores señales las emite la contratación fija, cuando reactivarla era una de las prioridades de la reforma laboral que el Gobierno del PP aprobó hace poco más de un año.

Marzo quiebra una tendencia de ocho meses al alza en el número de parados

En marzo, apenas se formalizaron 98.000 contratos indefinidos, un 10% del total. Es la peor cifra en este mes desde el inicio de la crisis. También es, de lejos, el mayor descenso en la comparación anual (un 16,6% menos que en marzo de 2012) desde que se puso en marcha la reforma laboral. El retroceso se agudiza en el caso de los empleos más valorados, los fijos a jornada completa: se firmaron 53.201, un 25% menos que en marzo de 2012.

El Ministerio de Empleo aportó dos argumentos para matizar este retroceso en la contratación indefinida: en la nota recordó que marzo tuvo este año, precisamente por la Semana Santa, tres días hábiles menos que en 2012. Sin embargo, el método que utiliza el Ministerio de Economía para descontar este efecto (la diferencia en días hábiles) evidencia aún una caída notable.

Además, la secretaria de Estado de Empleo, Engracia Hidalgo, enfatizó que “la disminución se debe, principalmente, a la caída en los contratos del hogar”, que, según sus cifras, descendieron en 8.342 respecto a marzo de 2012. La comparación anual la contratación indefnida, según Empleo, estaría distorsionada por los cambios normativos que modificaron el régimen de empleadas del hogar y cuidadoras el año pasado.

El atajo más corto para explicar la mala evolución de la contratación indefinida sigue siendo la nada halagüeña perspectiva de crecimiento que tienen por delante aún las empresas españolas, muy condicionadas por la enorme debilidad del consumo privado y los ajustes presupuestarios.

Pero, a partir de ahora, habrá que evaluar también el peso de las últimas decisiones del Gobierno. Porque si los expertos concidieron en que la reforma laboral de 2012, que abarató y facilitó el despido, hizo muy poco por modificar el sesgo de la economía española hacia el empleo temporal, el Ejecutivo del PP apuesta ahora por incentivar los contratos precarios entre los más jóvenes para reactivar el empleo. Desde el mes pasado, ya no es necesario alegar una causa (aumento de la producción, estacionalidad) para hacer un contrato temporal a menores de 30 años con escasa experiencia laboral.

En su comparecencia ante la prensa, Hidalgo destacó precisamente la reducción del paro entre los jóvenes menos de 25 años (30.000 parados menos en doce meses), pero expertas como Sara Baliña de Analistas Financieros Internacionales (AFI) creen que aún es demasiado pronto para medir la nueva apuesta del Gobierno por la temporalidad. Baliña prefiere centrarse en el dato de la afiliación a la Seguridad Social, que emite señales poco concluyentes: en la media mensual, las afiliaciones aumentaron en más de 30.000 respecto a febrero, pero descontado el efecto estacional de las fiestas en el empleo se redujeron en cerca de 27.000. La conclusión estadística contradice las palabras del secretario de Estado de la Seguridad Social, Tomás Burgos, que atribuyó a la Semana Santa un impacto “neutro” en las afiliaciones. “Si en Semana Santa solo se logró que 5.000 personas dejaran el paro, es que las cosas van mal”, rebatió el líder socialista, Alfredo Pérez Rubalcaba.

“Los datos de afiliaciones dicen que este primer trimestre solo es algo menos malo en destrucción de empleo que el último de 2012, la fase de la recuperación está muy lejos todavía”, sintetiza la analista de AFI.

El desempleo desciende en las comunidades del litoral

J. S. G.

Las vacaciones de Semana Santa convierten a las comunidades costeras en un polo de atracción para el turismo interior. Con los presupuestos reducidos por la crisis, muchas familias cambian escapadas al extranjero por unos días en la playa. Este fenómeno explica en parte el descenso del paro en las comunidades litorales.

El desempleo registrado descendió en marzo 10 comunidades. Casi todas tienen kilómetros de playa o puntos de atracción turística. Entre las comunidades donde más cayó el desempleo el mes de marzo están Baleares (3.371 parados menos, lo que supone un descenso del 3,59% sobre el mes anterior), Comunidad Valenciana (2.232 menos y una caída del 0,38% sobre febrero) y Galicia (1.636 menos y un descenso del 0,56%).

Por contra, donde más crece el paro es en la Comunidad de Madrid, donde se registraron 1.702 desempleados más, lo que representa un alza del 0,3% respecto al mes precedente. El consejero de Economía madrileño, Enrique Ossorio, ha achacado este aumento al efecto estacional de la Semana Santa. También subió el paro en el País Vasco, 1.335 desempleados más, lo que supone un aumento del 0,75%.

Andalucía sigue siendo el punto negro respecto al desempleo. El paro aumentó un 0,12% (1.332 desempleados más). No obstante, los parados caen en las provincias andaluzas del litoral pero crecen en las de interior.