Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Meliá, 1; NH, 0

La deuda y la caída del mercado nacional castigan a las dos cadenas

El grupo balear se salva con la diversificación y la hotelera urbana registra pérdidas

Hotel de NH situado en la plaza de Cánovas del Castillo de Madrid
Hotel de NH situado en la plaza de Cánovas del Castillo de Madrid

Meliá Hotels International (MHI) y NH comparten actividad, pasaporte, carácter multinacional y parqué. También coinciden en unos elevados endeudamientos que lastran sus cuentas y en sufrir la caída de la demanda de alojamiento y del valor de los inmuebles en el mercado español.

Tampoco difieren en algunas estrategias frente a la crisis: reducción de costes, rotación de activos y sustitución en muchos de sus establecimientos de la explotación en propiedad por el alquiler o la franquicia.

Son mimbres parecidos, pero conforman cestos diferentes. La primera compañía, la balear MHI, tiene beneficios —aunque hayan caído un 7% en el último año—, cumple sus covenants (compromisos asumidos como prestatario en contratos de financiación), acaba de lanzar una emisión de bonos convertibles, y sigue añadiendo eslabones a la cadena con la apertura, cada tres semanas, de un hotel bajo alguna de sus marcas.

La segunda, NH, lo tiene más crudo: ha registrado números rojos por importe de 292 millones en 2012, lo que supone una caída anual del 4.811%, y ha tenido un retroceso en el Revpar (ingreso medio por habitación) del 1,5% y del 3,8% en sus ingresos por la actividad hotelera. Y aunque la entrada en su capital social del grupo chino HNA y el acuerdo con el grupo inversor HPT le supongan un balón de oxigeno, sigue necesitando con cierta premura renegociar plazos y condiciones para una parte de su deuda.

Meliá Hotels International, que atribuye la caída de su beneficio neto en 2012 a una menor generación de plusvalías por la venta y revalorización de activos (93,4 millones frente a 133 millones en 2011), ha incrementado ligeramente sus ingresos (2%) y su resultado bruto de explotación (1,5%) y prácticamente cierra el año con la misma deuda con la que lo inició. Su ingreso por habitación o Revpar se situó en 56,6 euros, un 7,9% más que el de 2011. “Unos buenos resultados”, señalan los analistas de Bankia. “En línea con las estimaciones, con una mejora importante del negocio hotelero y demostrando una vez más la recurrencia en su cuenta de pérdidas y ganancias de la actividad de rotación de activos”.

Meliá emite bonos para amortizar, abaratar y ampliar plazos en su deuda

La cadena balear atribuye estos resultados a la fortaleza del negocio hotelero, sobre todo en sus establecimientos internacionales, y al enfoque estratégico adoptado para mejorar los ingresos e incrementar la fidelidad de la clientela. MHI ha registrado un incremento del 47% en las estancias generadas por mercados como Brasil, Argentina, Colombia y Chile, mientras las procedentes de EE UU —principal emisor para el Caribe— crecieron un 11%.

En España, MHI mantuvo una evolución dual en el pasado ejercicio. Creció un 3% en el segmento vacacional de turistas extranjeros con un incremento de gasto del 5,9%. Y tuvo una débil demanda en el segmento urbano, salvo en algunas primeras ciudades que comparten un componente de ocio y de negocios.

La restricción del segmento urbano, en el que Meliá ha aplicado un plan de contingencia, se ha visto lastrada además, según la compañía, por una reducción de las conexiones aéreas y por el alza de los costes energéticos, las tasas aéreas y el IVA. Meliá destaca que su estrategia de expansión y el cambio en la segmentación, dirigida de manera creciente al sector de rango alto (upscale) y a los mercados emisores menos sensibles al precio, le han permitido adaptarse a la coyuntura y compensar la caída del mercado doméstico.

NH, que a finales del pasado año renovó su equipo gestor y nombró presidente a Rodrigo Echenique, hombre de confianza del Santander (acreedor principal de la hotelera), atribuye sus malos resultados en 2012 a la negativa situación en dos de sus principales mercados, España e Italia.

En línea con tal situación, señalan en NH, el grupo, tras evaluar su capacidad para recuperar el valor contable de sus activos en función del plan de negocio, ha decidido aumentar “la provisión por deterioro de activos (Impairment) hasta 268 millones de euros".

El grupo, especializado en hoteles urbanos y de negocios, despidió 2012 con una deuda de 996 millones y una cobertura de 8,4 veces sobre su Ebitda recurrente. NH ha logrado, eso sí, mantener estable el gasto en arrendamientos e incrementar un 30% las ventas de su actividad inmobiliaria.

El grupo, por otra parte, tiene planteado un ERE que puede afectar a 646 trabajadores de 38 centros en España, lo que supone un ajuste del 11,7% de la plantilla.

Meliá, que está presente con sus diferentes marcas y segmentos de negocio en 35 países y obtiene fuera de España el 80% de su resultado operativo, prevé proseguir en 2013 su expansión exterior y crecer solo de forma selectiva en España.

Los acuerdos de NH con la china HNA y el fondo HPT son un balón de oxígeno

El grupo balear, con el horizonte puesto en este año y el próximo, reitera su compromiso de fortalecer la situación financiera y reducir su deuda. Para lograrlo, MHI se ha impuesto un objetivo dual de reestructuración de deuda y desapalancamiento, que incluirá también un apalancamiento sobre los activos no hipotecados del grupo: 46 hoteles, cuyo valor asciende a 1.500 millones de euros. La reducción progresiva de la deuda se hará también con el flujo de caja libre y con ventas de activos.

Meliá tiene en periodo de suscripción una emisión de obligaciones a cinco años convertibles o canjeables por acciones de nueva emisión o ya existentes por un importe nominal de 200 millones. El objetivo de esta emisión, según el grupo, es reestructurar la deuda y aumentar la proporción de financiación en mercados de capitales hasta el 50%. La prioridad, señalan, es abordar los vencimientos de 209 millones en 2013 y de 103 millones en 2014.

Además, Meliá prosigue estos días negociaciones con la banca para aplazar de cinco a siete años y abaratar vencimientos de su deuda.

NH, por su parte, quiere arrancar a la banca un acuerdo para concentrar el pago de sus vencimientos en 2013 y 2017, y así despejar de compromisos financieros los tres próximos ejercicios y poder dedicarse a potenciar el negocio hotelero, la expansión exterior y la recuperación de ingresos. Va a aprovechar su alianza con el gigante chino HNA, que se va a hacer con el 20% del grupo por 234 millones, y también su triple acuerdo con el fondo inmobiliario HPT: venta de cinco hoteles en Latinoamérica por 53 millones de euros; obtención de un préstamo a siete años de 131 millones de euros, y constitución de una joint venture para reformar y gestionar el NHH Jolly Madison de Nueva York (con una inversión prevista de 80 millones de dólares a cambio de un alquiler al 8% durante 20 años).

De cerrarse estas operaciones, aún pendientes de aprobación por las autoridades regulatorias, quedarían resueltas las necesidades de capital de NH para los próximos años, según apuntan los analistas de La Caixa. Los acuerdos con HNA y HPT son positivos para la hotelera, en opinión de estos analistas, porque le van a suponer un respiro en su actual situación financiera; porque le proporcionan liquidez en el corto plazo; porque presumiblemente le van a permitir cumplir con los compromisos de venta contraídos dentro del crédito sindicado de 750 millones que firmó en mayo pasado, y porque adicionalmente dispondrá de nuevos recursos para la inversión en producto, lo que asegurará una mayor visibilidad en sus cuentas.