Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Preguntas y respuestas del rescate chipriota

El acuerdo entre el Gobierno de Chipre y la troika plantea muchos interrogantes, algunos aún sin resolver

Manifestación frente al Parlamento de Chipre, en Nicosia.
Manifestación frente al Parlamento de Chipre, en Nicosia. EFE

El acuerdo cerrado en la madrugada pasada entre Chipre y la troika (BCE, FMI y Comisión Europea) deja aún muchos interrogantes sobre la solución que adoptará el rescate financiero de la isla. Esta es una aproximación a las cuestiones más importantes

- ¿Quién gana y quién pierde con el acuerdo entre Chipre y la troika?

En realidad, todos pierden porque la noticia de un nuevo rescate en la UE no puede ser positiva. Pero lo que diferencia a Chipre de los anteriores rescates, incluyendo el español, es que la confianza en el sistema financiero se ha deteriorado ya hasta límites extremos y será muy difícil que se recupere. Los ahorradores, aunque se haya desactivado el plan inicial del Gobierno chipriota de incautar indiscriminadamente una parte de todos los depósitos, incluso los de los más modestos, ya no podrán dormir tranquilos porque el daño psicológico está hecho. Es la primera vez desde que se creó la UE que se carga la factura de un rescate contra los depositantes, y no solo sobre los accionistas y bonistas (además, por supuesto, de los contribuyentes). Y es también la primera vez que se aplica un corralito, la restricción de la cantidad de dinero que se puede sacar de los bancos. La imagen de los ahorradores haciendo cola en los cajeros y con los bancos cerrados será difícil de borrar.

Por señalar algún ganador, aunque la victoria sea pírrica, ganan los países en problemas como España, Portugal o Grecia, a los que el derrumbe de Chipre podría haber arrastrado a una nueva espiral de desconfianza y a problemas para seguir financiando su astronómica deuda. La estabilización de la prima de riesgo y la recuperación de la cotización del euro con que se saludó el acuerdo en Chipre podían ser signos de este alivio. Pero apenas han durado unas horas. Y es que los problemas y los desequilibrios de esos países siguen vivos, con Chipre y sin Chipre.

- ¿Puede suceder algo parecido en España?

El Gobierno, la patronal bancaria (AEB), las grandes empresas (Consejo Empresarial para la Competitividad) y la mayoría de los "expertos" han sido insistentes a la hora de descartar absolutamente que los ahorradores españoles puedan sufrir algo parecido a lo que ha ocurrido en Chipre. Y los mercados parecían corroborarlo. Hasta que el presidente del Eurogrupo, el holandés Jeroen Dijsselbloem, ha declarado que la vía escogida para Chipre, donde por primera vez en la crisis del euro se ha dejado caer a uno de los grandes bancos y se imponen quitas a los grandes depositantes e inversores, podría extenderse a otras entidades de la eurozona en problemas. En declaraciones a FT y Reuters ha citado expresamente a Irlanda y España como países cuyos rescates no han tenido la solución adecuada. Los mercados se han desplomado. Y la confianza también. Y los medios no han tenido más remedio que plantearse el debate de si los depósitos de españoles de más de 100.000 euros siguen estando tan a salvo como antes de la crisis chipriota. Hay 1,1 billones de euros de depósitos en España, de los que 800.000 millones están en manos de los hogares.

- ¿Cuántos son y cuánto pierden los ahorradores rusos con fondos en la isla?

Una de las mayores incógnitas de la crisis chipriota es saber realmente quiénes son a día de hoy los titulares de los depósitos y su procedencia. Antes de que estallara la crisis y se produjera el corralito, las cifras oficiales hablaban de 72.000 millones de euros, cuatro veces el producto interior bruto del país. De esos fondos, el 40% está en manos de extranjeros (rusos fundamentalmente), y cerca de 30.000 millones se encuentran en cuentas que superan el medio millón de euros. Para que hacerse una idea de la desproporción del tamaño del sistema financiero los depósitos españoles suponen solo a una vez el PIB. La prensa chipriota apunta a que en las semanas previas al establecimiento del corralito ha podido haber una fuga importante de capitales al filtrarse los planes del Gobierno a los oligarcas rusos y locales, por lo que es difícil evaluar ahora las pérdidas. Esas filtraciones ya se produjeron en el corralito argentino de 2001.

- ¿Cómo quedarán los depósitos de los ahorradores chipriotas?

Los depósitos de menos de 100.000 euros, independientemente de la nacionalidad de su titular y del banco donde se encuentren, quedan totalmente garantizados y bajo el paraguas de la legislación comunitaria. Pero se podrían imponer controles para evitar una fuga de fondos. Los depósitos de más de 100.000 euros –de ahorradores rusos y de cualquier nacionalidad- sufrirán una importante quita (confiscación), pero su cuantía está aún por determinar y variará, según la entidad. Fuentes comunitarias citadas por Bloomberg la estiman en un 40% o más para bancos como el Laiki y del 30% para el Banco de Chipre, los dos más grandes del país.

Las autoridades han vuelto a retrasar la apertura de los bancos hasta el jueves. Los dos principales -Laiki y Banco de Chipre- podrían hacerlo un día después, más de una semana y media de corralito.

- ¿Qué tipo de banco es Laiki y cómo se desmantela?

El Laiki, también conocido como Banco Popular de Chipre, es el segundo banco del país. Se dividirá entre un banco malo y uno bueno. Al primero, que será liquidado, se traspasarán los 4.200 millones de euros de los depósitos de más de 100.000 euros no garantizados, y también las acciones y los  bonos, cuyos titulares podrían perder todo su dinero. El banco bueno se integrará en el Banco de Chipre (BdC), utilizando el Marco de Resolución Bancaria. Se llevará los 9.000 millones de euros que le prestó el BCE al Laiki

- ¿Qué tipo de banco es el Banco de Chipre y cómo quedará?

El Banco de Chipre es la primera entidad financiera del país, con mayoría de capital público. Al mismo se trasvasarán los depósitos del Laiki menores de 100.000 euros y será recapitalizado a través de una conversión de los depósitos propios de más de 100.000 euros (con la consiguiente quita del 30%) a acciones, y la contribución completa de accionistas y de tenedores de bonos. El BCE se compromete a otorgar liquidez.

- ¿Quedará el sector financiero limpio y sin posibilidades de seguir siendo un paraíso fiscal?

El saneamiento del sector financiero dependerá de si los controles para evitar la fuga de capitales que se van a establecer y que aún no se han concretado son eficaces. Con un estricto control y tras la experiencia sufrida por los depósitos de más de 100.000 euros, no habrá muchos grandes fondos dispuestos a volver a Chipre

- ¿Por qué se había permitido que fuera un paraíso fiscal?

La mecánica del euro como moneda común fuerte y garantizada por el Banco Central Europeo combinada con la baja fiscalidad ha impulsado la creación de paraísos fiscales dentro de la UE. Ya sucedió en Irlanda e Islandia que, como Chipre, crearon unos sistemas financieros desmesurados en relación con su economía. Como en el caso irlandés, el impuesto de sociedades de Chipre es de solo el 10%, la tercera parte del español, de ahí que se crearan tantas sociedades puramente instrumentales, dándose la paradoja de que el mayor inversor en Rusia fuera Chipre por firmas de inversión especializadas en muchos casos en el blanqueo de capitales.

- ¿Cuáles son los siguientes peligros que puede afrontar el euro?

La crisis de Chipre ha sido para el euro como la crisis de los misiles cubanos en la guerra fría. El peligro ha pasado, pero la amenaza nuclear –la desintegración del euro- sigue ahí Hay que recordar que, salvo Irlanda, los desequilibrios de los demás países rescatados siguen sin resolverse. Encima de la mesa hay una segunda quita pendiente en Grecia, y Portugal y España siguen teniendo que hacer frente al pago de los intereses de la deuda astronómica, con sus economías sin visos de recuperarse y en medio de una fuerte contestación social por los ajustes y las subidas de impuestos.

- ¿Afectará esto a la relación Rusia-UE?

Baste ver las declaraciones de los líderes rusos, con el primer ministro, Dimitri Medvedev, a la cabeza, para comprobar que el clima es de hostilidad manifiesta. La prensa rusa ha elevado el tema a asunto nacional, y muchos no dudan en calificar de ”robo” lo sucedido en Chipre. Pero la UE y Rusia se necesitan. El suministro energético y el flujo comercial son lazos muy fuertes para romperse por lo sucedido en la isla.

Más información