Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rusia pospone un acuerdo con Chipre a que pacte primero con la UE

Medvédev rechaza haber cerrado la puerta a la isla pero condiciones para sumarse al rescate

Medvédev y Barroso, en la cumbre entre la UE y Rusia. Ampliar foto
Medvédev y Barroso, en la cumbre entre la UE y Rusia. REUTERS

Rusia podría incorporarse a la resolución de los problemas de Chipre, pero sólo después de que este país llegue a un acuerdo sobre una “solución mutuamente aceptable” con la Unión Europea, de la que es socio. Así lo ha manifestado este viernes el jefe del Gobierno ruso, Dmitri Medvédev, en la conferencia de prensa final de la cumbre entre Rusia y la UE celebrada durante los dos últimos días en Moscú. “Después de que se elabore un esquema definitivo con la participación de los países de la UE y el mismo Chipre, y sólo en ese caso, Rusia podrá incorporarse a este proceso”, ha explicado Medvédev, quien ha asegurado que Rusia continuará sus contactos con Chipre y con la Unión Europea.

“No hemos cerrado la puerta, no hemos dicho que no vamos a debatir nada más, que no queremos escuchar, porque Chipre es un Estado miembro de la Unión Europea”, dijo Medvédev. “Verdaderamente tenemos allí claros intereses económicos y estaremos dispuestos a debatir diferentes variantes de apoyo a este Estado”, continuó tras dejar bien claras las prioridades rusas. “Por razones comprensibles, no somos indiferentes a las condiciones (para llegar a un acuerdo).Lo importante es que (la solución) sea eficaz y ayude a Chipre a superar la situación”, agregó.

Por su parte, el ministro de Finanzas de Chipre, Mijalis Sarris, se marchó de Moscú con las manos vacías, después de que Rusia se limitara a debatir la reestructuración del crédito de 2.500 millones de euros concedido en 2011. El ministro manifestó que Chipre no había pedido un nuevo crédito a Moscú, pero que había presentado propuestas de inversión para las empresas rusas y también participaciones en los beneficios de la explotación de yacimientos de gas natural. A su vez, el ministro de Finanzas ruso, Antón Siluanov, dijo que las propuestas de Chipre no habían interesado a Rusia. Según Siluanov, no se habló de un nuevo crédito al país debido a los límites impuestos por la Unión Europea al endeudamiento de Nicosia. Puntualizó que la concesión de un nuevo crédito por parte rusa hubiera rebasado los parámetros impuestos por Bruselas.

El jefe de la Comisión Europea, José Manuel Barroso, dijo estar muy preocupado por las consecuencias de la crisis de Chipre sobre los ciudadanos de aquél país y señaló que la Unión Europea tendrá que buscar una solución “tan pronto como sea posible”. Barroso se negó a tratar el tema de Chipre en una entrevista que tenia concertada en la emisora El Eco de Moscú, razón por la cual la entrevista no llegó a celebrarse, según periodistas de la misma. De esta forma, se rompió una de las tradiciones de los altos funcionarios europeos que visitan Moscú y que suelen acudir a los micrófonos de esta popular emisora.