Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos consejeros desvelan que el presidente de Pescanova mintió a la CNMV

Dos accionistas niegan haber respaldado los planes de la dirección para sacar a la empresa de la crisis, como aseguró Fernández de Sousa al supervisor

Instalaciones de Pescanova en la central de Vigo (Pontevedra).
Instalaciones de Pescanova en la central de Vigo (Pontevedra).

El avispero en que se ha convertido una de las empresas de alimentación hasta ahora más sólidas de España sigue sorprendiendo dentro y fuera de la compañía. Hasta el punto de que la guerra entre accionistas se pudo seguir en directo este viernes desde la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). El regulador bursátil recibió con menos de dos horas de diferencias comunicados distintos y contradictorios. La conclusión: que el presidente, Manuel Fernández de Sousa, mintió la noche del jueves a la CNMV, cuando aseguró que durante el consejo extraordinario “por unanimidad” se había acordado ratificar la estrategia de la dirección para salir del atolladero en el que se encuentra la compañía, en preconcurso de acreedores y con una contabilidad en grave entredicho.

El primer comunicado de este viernes lo firmaban dos consejeros de firmas accionistas: José Carceller, en representación de Damm, y François Tesch, del fondo Luxempart. “Contrariamente a lo indicado, en la reunión del consejo de administración celebrado el jueves no votaron ni ratificaron la línea de restructuración de la política financiera del Grupo”, aseguraban. De unanimidad, nada. Y señalaban que les habían emplazado a la próxima semana a otro consejo. Dos horas después, sin embargo, el secretario del consejo de la multinacional trataba de salir al paso ante el desmentido, y señalaba que, cuando dijeron que había un acuerdo unánime, se referían al alcanzado el pasado 27 de marzo. Y de propina, añadía: “No existe convocada ninguna reunión del consejo de administración la próxima semana”.

La actitud del presidente está desesperando a parte del consejo. En Damm consideran que se les niega información vital, según señalaron fuentes de la empresa. La cervecera, que controla el 6,18% de las acciones, fue quien forzó la celebración del consejo extraordinario para exigir explicaciones, que no recibió el jueves.

Sea como fuere, fuentes próximas a la empresa consideran que se está desviando la atención sobre el principal problema: el agujero financiero de la multinacional que nadie acaba de aclarar y que le ha obligado a pedir el preconcurso de acreedores. Con el valor en bolsa suspendido por los vaivenes especulativos de las últimas semanas, la CNMV sigue teniendo a Pescanova en su punto de mira. Ante la indefensión de miles de accionistas ha ordenado a Pescanova que presente en el plazo más breve posible información sobre la deuda real del grupo. Un equipo de 15 personas de la firma BDO, que ha llevado las cuentas de la empresa en los últimos once años, trabaja en la sede de la firma en Vigo para tratar de encontrar el origen de los desajustes en la deuda. La empresa declaró cerca de 1.500 millones de pasivo en septiembre, pero fuentes empresariales afirman que se acerca a los 2.500 millones.

BDO tendrán que esclarecer no sólo dónde está el agujero, sino cuándo se produjo. Hasta que tocó aprobar las cuentas de 2012 no habían saltado nunca las alarmas. Según fuentes cercanas a la empresa, Pescanova podría haber utilizado para enmascarar deuda en compañías en las que oficialmente no tiene una participación mayoritaria (aunque quizá las controle por otras vías) y por tanto no está obligada a consolidar sus cuentas en las de la matriz.

Según lo que concluya el informe la empresa tendrá dos posibilidades: negociar con la banca o presentar concurso de acreedores. “Esa última posibilidad sería letal”, comenta un empresario del sector. “Es una empresa muy compleja y una suspensión encadenaría una crisis de confianza en todas las filiales”. En el sector se da por hecho que los accionistas podrán, paralelamente, pedir responsabilidades a los administradores sobre lo que ha ocurrido por la vía judicial, especialmente a Fernández de Sousa, presidente, consejero delegado y hombre todopoderoso de Pescanova.

Más información