Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Con la crisis de Bankia pensé que España podía salir del euro”

Ordóñez declaró en la Audiencia que la gestión de Guindos del relevo de Rato le hizo temer una quiebra de España

El exgobernador del Banco de España Miguel Ángel Fernández Ordóñez cuando acudió a declarar en febrero de 2013 a la Audiencia Nacional
El exgobernador del Banco de España Miguel Ángel Fernández Ordóñez cuando acudió a declarar en febrero de 2013 a la Audiencia Nacional

El exgobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, llegó a temerse que España saliese del euro o declarase la suspensión de pagos como consecuencia de la forma en que el Ministerio de Economía gestionó la crisis de Bankia y el relevo de Rodrigo Rato como presidente de la entidad. En la declaración realizada ante el juez Fernando Andreu el pasado 14 de febrero, a la que ha tenido acceso EL PAÍS, Ordóñez fue muy crítico con la gestión de la crisis, pero también con la capacidad de Rato para dirigir Bankia y con la profesionalidad de José Luis Olivas, que fue presidente de Bancaja.

"Se dijo que Rato era muy capaz, pero no era la persona para llevar el banco”

“El momento crítico duró muchísimo. El colapso de Bankia arrastra la imagen de los grandes bancos españoles. (...) Y se hunde el Reino de España: es que en un mes la prima pasa de 400 a 500. Es un escenario con problemas de liquidez enormes. Esto dura muchísimo y dura prácticamente, yo diría, hasta que el señor Draghi dice que va a sujetar y la señora Merkel dice en Atenas que no se va a ir nadie del euro. (...) Y hasta el giro que da el Gobierno en la política presupuestaria. De haber dicho que hay que bajar el IVA, hay un pleno, me parece, a finales de junio, donde el Gobierno hace lo contrario de lo que ha dicho. Pero esto tiene un valor muy importante. Por lo tanto, lo que hace el Gobierno, lo que hace Merkel, lo que hace Draghi tranquiliza el tema. Y yo creo que ahora estamos mucho mejor. Yo vi aquel momento como un momento en el que España podía salir del euro o hacer default [suspensión de pagos]. Felizmente, todo eso ha pasado. La troika le ha dicho al Gobierno español lo que tiene que hacer, el Gobierno lo está cumpliendo. Todo eso da una tranquilidad enorme. Creo que las cosas han cambiado. En aquel momento, hubiera sido un disparate que el Banco de España hubiera hecho la mínima [crítica en público]”, señaló Ordóñez en su declaración ante el juez.

El exgobernador recordó que “el hundimiento de las cotizaciones y el colapso en la confianza en Bankia se produce a partir del 7 de mayo”, cuando el ministro de Economía, Luis de Guindos, fuerza la salida de Rato al rechazar sus planes. En su lugar, según Ordóñez, lo ideal hubiera sido “dar confianza, no hacer ruido con las decisiones”, como “se hace con las intervenciones” porque “la desconfianza crea salida de depósitos, problemas, etcétera, etcétera”. “El tema de cómo se hacen las cosas, es casi tan importante como qué se hace”, sentenció.

Ordóñez explicó que Economía estaba trabajando conjuntamente con el Banco de España hasta el 4 de mayo. Pero que ese fin de semana del 4 y 5 de mayo, en que el supervisor perdió el control de la situación: “Ese fin de semana yo no sé lo que pasó, yo he leído como el resto. El ministerio toma… hace lo que sea y acaba con la dimisión de Rato. Hasta ese momento el Banco de España y el ministerio están al alimón”. “Sobre el tema de Rato, a mí el ministro ni me informó ni me preguntó sobre lo que iba a hacer el fin de semana”, añadió.

Ordóñez explicó que “la idea del Banco de España, no era tanto quitar a Rato, era que Rato quedara como presidente no ejecutivo, con todo el poder para el consejero delegado, porque parecía menos ruidoso. Y esto es lo que debería haberse producido”. “¿Qué es lo que pensaba el Banco de España? Nosotros siempre pensamos en no hacer ruido. No tratamos de hacer que Rato se marchase, porque creíamos que podía tener un efecto muy fuerte en los mercados. No se lo pedimos nunca. Lo que le pedíamos es que cediera plenos poderes a quien llegara”, añadió.

A Ordóñez no le gustó la intervención de Guindos y le pareció “inusual”, pero tras consultarlo, concluyó que no era ilegal y prefirió no criticarlo: “¿Qué hago? ¿Convoco una rueda de prensa diciendo que esto no me gusta? Lo que dice un gobernador del Banco de España en público es sagrado, es tremendo”. “El día 7 ha variado todo. Radicalmente. Bankia lo que necesita después del colapso, de haber tenido dos días sin resolver el problema, lo que necesita Bankia es confianza”, declaró.

Frente al plan del Banco de España, “el 7 de mayo se toma otra decisión, que es la vía del Ministerio, de meter una gran cantidad de capital, y cambiar el gestor y punto”. Ordóñez señaló que “el Banco de España estaba trabajando unas cifras menores” que los 19.000 millones de inyección que tras el relevo planteó José Ignacio Goirigolzarri, al que Ordóñez califica de “gestor supercapaz” y recuerda que era el primero en su propia lista.

Lo que hizo Guindos fue “inusual”, pero no pareció ilegal al responsable jurídico

No pensaba lo mismo de Rato: “Se le había venido diciendo al presidente Rato durante mucho tiempo, yo en alguna ocasión, que era una persona muy capaz, que había llevado la gestión bien, incluso los recortes se habían hecho bien. Pero que no era la persona que supiera llevar el banco. Uno sabe unas cosas y no sabe otras cosas, y es perfectamente respetable”. Ni de Francisco Verdú, entonces consejero delegado, que es “un profesional como la copa de un pino, pero que no es la persona que pueda llevar al cuarto banco del país”. “Venía de ser vicepresidente de un banquito, excelente, por cierto, pero que no tiene miles de empleados y miles de oficinas”.

La fusión con La Caixa, que según declaró Ordóñez, nunca llegó a estar sobre su mesa para estudiarla, fue una oportunidad perdida de solucionar el problema de Bankia. “La gestión profesional de La Caixa hubiera desplazado a los gestores de Bankia y hubiera podido sacar adelante a Bankia y probablemente sin los 20.000 millones que se pusieron después. El problema no es la integración, a veces es no haber hecho suficientes integraciones”, indicó el exgobernador del Banco de España.

Más información