Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dimon mete la tijera en JP Morgan Chase

El banco espera eliminar 15.000 empleos hasta 2014. sobre todo en el ramo minorista

Jamie Dimon, consejero delegado de JP Morgan Chase.
Jamie Dimon, consejero delegado de JP Morgan Chase. BLOOMBERG

Tratando aún de hacer borrón y cuenta nueva tras las pérdidas multimillonarias protagonizadas por su oficina de inversión en Londres, Jamie Dimon va buscando ahora ahorros en otras partes de JP Morgan Chase para hacer frente a un escenario que sigue incierto. Eso le llevará a empezar recortando 4.000 empleos este año, en su mayoría en el negocio de banca minorista.

Dimon quiere reducir el gasto en unos 1.000 millones a lo largo del ejercicio. No se trata solo de recortes por la crisis. Es también su manera de anticiparse al impacto que tendrá la nueva regulación financiera en EE UU, de la que es uno de los principales críticos. El banco da empleo en la actualidad a unos 259.000 personas. Los recortes de plantilla seguirá el año que viene.

Las unidades más afectadas serán la hipotecaria, donde para final de 2014 espera eliminar hasta 15.000 empleos, y la de banca comercial, que perderá unos 4.000 empleos para esa fecha. En la mayoría de los casos se trata de puestos de trabajo temporales o a tiempo parcial. En paralelo, habla de la apertura de 200 nuevas sucursales en EE UU durante los próximo dos años.

JP Morgan Chase, el mayor banco de EE UU por activos, cerró el ejercicio 2012 con un beneficio de 21.300 millones. La ganancia fue un 12% mayor que en 2011. De ese total, 5.700 millones correspondían al cuarto trimestre. La entidad facturó 99.900 millones. Lo curioso es que el recorte de plantilla se produce en la división que más contribuyó a la mejor del beneficio.

Pero la competencia es cada ve mayor en la concesión de préstamos para la compra de vivienda, lo que reduce el margen, y hace unas semanas que los grandes bancos del país anunciaron pactos multimillonarios para zanjar el expediente de los embargos de viviendas morosas. Aún así, el mayor reto al que se enfrenta Wall Street es el cambio en la normativa.