Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La crisis en Europa pasa factura al turismo extranjero en España

La llegada de turistas de otros países baja un 2,6% en enero cuando hace un año subió un 5%

Dos turistas se hacen fotos bajo la nieve en Segovia. Ampliar foto
Dos turistas se hacen fotos bajo la nieve en Segovia. EFE

España recibió en enero 2,7 millones de turistas extranjeros, un 2,6% menos que en el mismo mes de 2012, según los datos de la encuesta de movimientos turísticos en fronteras (Frontur) divulgados hoy. Con este resultado, el año arranca prolongando las caídas de diciembre, cuando el número de visitantes cayo un 1,3% en tasa interanual. Además, el efecto que está teniendo el recrudecimiento de la crisis en los principales mercados emisores de turistas se nota si se compara el con lo que sucedión en el arranque de 2012, cuando la llegada de turistas aumentó un 5,8%. El turismo fue una de las resistencias de la economía española junto a las exportaciones durante el pasado ejercicio, pero no es inmune a la crisis.

Italia, uno de los países que más está sufriendo la recesión, fue el mercado que más contribuyó a la caída, con un retroceso del 29,3% y 68.000 turistas menos, mientras que otros mercados emisores tradicionales, como el británico y el alemán, se contrajeron un 4,6 % y un 6 %, respectivamente. Por el contrario, los países nórdicos, Francia y otros mercados lejanos experimentaron crecimientos, que no compensaron las minoraciones del resto.

Canarias, destino típicamente invernal por su oferta de sol y playa y que concentró el mayor número de llegadas, fue, sin embargo, la comunidad más afectada por la disminución en enero, al recibir un 5,9% menos de turistas debido a la menor afluencia de viajeros alemanes, principalmente. Andalucía y la Comunidad de Madrid también registraron descensos, mientras que Cataluña creció moderadamente en enero, tras las importantes subidas protagonizadas en 2012.

El pasado año llegaron a España 57,7 millones de turistas extranjeros, un alza del 2,7% y cerca de los 58,7 millones del récord que se marcó en 2007. Sin embargo, este avance en el número de visitantes no se tradujo en un aumento del empleo en el sector. El ejercicio acabó con 4.582 personas menos trabajando en los servicios de alojamiento que en 2011, 3.377 empleados menos en la hostelería o las agencias de viajes y 1.000 menos en operadores turísticos.

Más información