Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bankia dice que nunca ha cuestionado la actuación de Deloitte

La entidad desmiente que su representante haya declarado que la auditora nunca advirtió de problemas de viabilidad

Una bandera de la comunidad madrileña ondea ante la sede de Bankia
Una bandera de la comunidad madrileña ondea ante la sede de Bankia EFE

El representante legal de Bankia y su matriz, el Banco Financieros y de Ahorros (BFA), Antonio Zafra, ha declarado ante el juez de la Audiencia Nacional, Fernando Andreu. Según fuentes de la propia entidad han señalado a última hora d ela tarde, Zafra en su declaración no ha cuestionado ante el juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu la actuación de la firma Deloitte, aseguraron fuentes de Bankia. Según las mismas fuentes, el representante legal de la entidad se ha limitado a reflejar, en relación a las cuentas formuladas en marzo de 2012 por el Consejo de Administración, las palabras del presidente del Comité de Auditoria en dicho consejo: el auditor externo, una vez que conociera la aprobación del Plan de Saneamiento por el Banco de España y se hubiesen completado las solicitudes y requerimientos trasladados a la entidad, emitiría su informe.

Sin embargo, la versión de fuentes jurídicas consultadas por Europa Press era distinta. Señalaron que el representante de la entidad ha asegurado que Deloitte nunca advirtió de problemas de viabilidad en la entidad y que en marzo de 2012 dispuso de las cuentas firmadas y formuladas para realizar su informe de auditoría. 

Zafra, que se ha negado a contestar a las preguntas de las acusaciones, ha declarado durante apenas cinco minutos ante el instructor del caso, que acusa a las dos entidades en su condición de personas jurídicas de los delitos de falsificación de cuentas, administración desleal, maquinación para alterar el precio de las cosas y apropiación indebida.

Según las fuentes jurídicas, tras asegurar que durante todo el proceso de elaboración de las primeras cuentas de 2011, que arrojaban unos beneficios de 309 millones de euros, el banco facilitó toda la información que le fue requerida, Zafra ha asegurado no entender por qué la auditora no llegó a presentar su informe. Tras la dimisión de Rodrigo Rato, el 7 de mayo de 2012, y su sustitución por José Ignacio Goirigolzarri, el balance tuvo que ser reformulado pasando a exponer unas pérdidas de 2.979 millones.

La declaración de Zafra contradice los argumentos que defendió el pasado miércoles el socio auditor de Deloitte, Francisco Celma, quien aseguró que en marzo de 2012 advirtió a la dirección de Bankia de que existían "dudas razonables sobre la viabilidad futura del grupo" y que, a su juicio, el plan de capitalización que aprobó el Banco de España en abril tampoco garantizaba su solvencia, según informaron fuentes jurídicas presentes en la declaración.

En un momento de la declaración, la más breve de las 42 que se han celebrado en el marco de esta causa, el juez Fernando Andreu ha preguntado al representante de Bankia por qué conocía esos datos, a lo que éste ha contestado que constan en la documentación de la compañía, las actas de los comités de auditoría de Bankia y BFA y los autos de la causa judicial.

"No hubo cambio de criterio contable"

Del mismo modo, el representante de la entidad se ha remitido a su intervención en la vista sobre la intervención judicial de Bankia que solicitaron las acusaciones, que se celebró el 25 de julio de 2012. En ella, Zafra defendió la legalidad de todas las actuaciones del banco y explicó que la reformulación de cuentas se debió a la necesidad de amoldarse a 12 cambios en la regulación bancaria aprobados por el Gobierno en el plazo de un año.

También defendió, en la línea que han sostenido en sus declaraciones el expresidente de Bankia, Rodrigo Rato, y el resto de exconsejeros imputados, que esta operación no se debió a "un cambio de criterio contable sino a una modificación de la estimación".

Con esta diligencia finaliza la ronda de comparecencias de los ocho primeros testigos solicitados por las acusaciones, a falta de que en las próximas semanas llegue la declaración por escrito del ministro de Economía, Luis de Guindos, que tendrá que explicar si arrebató el "control" de la crisis al exgobernador del Banco de España Miguel Ángel Fernández Ordóñez, quien le atribuyó un "protagonismo público y notorio" en la salida de Rato.

Más información