Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Alemania ya tramita la ley que puede encarcelar a los banqueros irresponsables

El Ejecutivo alemán pretende evitar que se repitan crisis como la de Lehman Brothers

La oposición de centroizquierda considera "insuficientes" las nuevas medidas de control

Vista del distrito financiero de Frankfurt.
Vista del distrito financiero de Frankfurt. AP

Alemania estrechará el control sobre su sistema financiero con una ley que contempla penas de cárcel para los ejecutivos bancarios que no cumplan sus responsabilidades en el control de los riesgos. El proyecto de ley salió el miércoles del Consejo de Ministros en dirección a las dos cámaras parlamentarias federales (Bundestag y Bundesrat), donde debatirán su aprobación. Dado que la Oposición de centroizquierda considera “insuficientes” las nuevas medidas de control propuestas por el Gobierno, la nueva ley podría tardar meses en entrar en vigor. Según Hacienda, se espera que se aplique a partir de 2014.

El jefe de las finanzas alemanas, el democristiano Wolfgang Schäuble (CDU), dijo el miércoles que el Gobierno de Angela Merkel quiere actuar “en consecuencia” con lo sucedido tras el hundimiento del banco neoyorquino Lehman Brothers. Las turbulencias de su bancarrota en 2008 pusieron en jaque la estabilidad financiera en todo el mundo y provocaron una dramática recesión en Alemania. Según Schäuble, la nueva ley evitará que los bancos usen los depósitos de sus clientes para especular en mercados de divisas o de materias primas.

Los bancos de mayor peso en el sistema financiero intencional deberán separar sus actividades de inversión de sus servicios bancarios tradicionales con clientes particulares. Esta parte de la ley se aplicará previsiblemente a partir de 2015 y afectará a entre 10 y 12 institutos alemanes, que según el Ministro tendrán que segregar a filiales estancas sus actividades inversionista de riesgo. Los gerentes que se embarquen en inversiones desastrosas por negligencia o simple codicia se enfrentarán a multas o a penas de hasta cinco años de cárcel.

Los bancos sistémicos deberán separar la banca de consumo y la de inversión a partir de 2015

Además de esto, Hacienda quiere que los bancos de mayor peso financiero preparen una suerte de testamento para el caso de que tengan que ser liquidados por mala gestión. Con esto intentarán minimizar el alcance de las insolvencias bancarias y reducir el riesgo de nuevos rescates públicos en el sector. En 2008 y 2009, Alemania puso cientos de miles de millones de euros públicos en el rescate y la estatización de bancos privados insolventes como el Hypo Real Estate, así como en el saneamiento de diversas entidades públicas arruinadas, como el landesbank bávaro BayernLB.

Los banqueros miran la ley con escepticismo. Alertan contra excesos reguladores y aseguran que Alemania emprende un camino en solitario que podría reportarle desventajas ante la competencia internacional. El Gobierno, en cambio, recuerda que la ley se ha redactado contando con recomendaciones europeas y sostiene que Alemania está asumiendo un papel vanguardista en la regulación financiera europea.