Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

UBS pierde 2.025 millones en 2012 lastrado por el escándalo del Libor

El banco recorta un 7% la partida destinada a bonus y propone elevar un 50% el dividendo

El consejero delegado de UBS, Sergio Ermotti.
El consejero delegado de UBS, Sergio Ermotti. REUTERS

El banco suizo UBS registró al cierre de 2012 pérdidas por importe neto de 2.511 millones de francos suizos (2.025 millones de euros), en contraste con el beneficio neto de 4.138 millones de francos suizos (3.337 millones de euros) del año anterior. La entidad justifica este resultado por las cargas extraordinarias asumidas en la reestructuración de la entidad, así como por ajustes en su propia deuda y el acuerdo alcanzado para resolver la investigación por la manipulación del Libor.

El resultado operativo del mayor banco suizo, que en octubre anunció una profunda remodelación de su negocio de banca de inversión que conllevará la salida de 10.000 empleados, alcanzó los 25.443 millones de francos suizos (20.518 millones de euros), un 8,4% por debajo del dato de 2011. En el cuarto trimestre, UBS registró pérdidas por importe de 1.890 millones de francos suizos (1.524 millones de euros), frente a las ganancias de 323 millones de francos suizos (260 millones de euros) del mismo periodo del año anterior.

En concreto, entre octubre y diciembre de 2012, la entidad asumió cargas extraordinarias por importe de 2.081 millones de francos suizos (1.678 millones de euros) relacionadas con litigios y cuestiones regulatorias, a las que se sumaron otros 258 millones de francos suizos (208 millones de euros) por la reestructuración del banco, así como 414 millones de francos suizos adicionales (334 millones de euros) por ajustes en el valor de su propia deuda.

Por otro lado, el banco suizo ha lanzado un programa de recompra de bonos de la entidad por importe de hasta 5.000 millones de francos suizos (4.032 millones de euros) con el fin de rebajar los costes de financiación de la institución.

"A pesar de haber realizado progresos significativos en diversas áreas a lo largo de 2012, el resultado del banco refleja los efectos del difícil entorno operativo en el ejercicio, así como los costes relacionados con la remodelación del negocio y las acciones adoptadas para afrontar los retos a los que nos enfrentamos", dijo el presidente de UBS, Axel Weber.

En este sentido, la entidad suiza ha anunciado que rebajará un 7%, hasta 2.500 millones de francos suizos (2.016 millones de euros), la partida destinada a primas para sus empleados. "Creemos que la reducción de esta partida y los significativos ajustes en el plan de compensaciones ilustran nuestro compromiso con una cultura de pagar por resultados", añadió Weber.

Por contra, el consejo de administración de UBS ha recomendado incrementar un 50% el dividendo a distribuir entre los accionistas de la entidad, que alcanzará los 0,15 francos suizos por acción, "como un signo de la fortaleza y confianza de la entidad".

RBS también elige multa

El banco británico Royal Bank of Scotland ha aceptado pagar una multa de 780 millones de dólares (575 millones de euros) a las autoridades de EE UU y Reino Unido por sus esfuerzos para manipular el líbor, según ha informado el Wall Street Journal

El acuerdo, que según el rotativo neoyorquino debería anunciarse el miércoles, también implica el reconocimiento de culpabilidad de una de las entidades que forman parte del banco, probablemente en Asia. El pacto emula así el que firmaron las autoridades estadounidense y británica con UBS, por el cual la filial japonesa de la entidad helvética asumió la responsabilidad - y la multa - por las manipulaciones.

No obstante, las autoridades estadounidenses ya han indicado que no pretenden perseguir penalmente a ninguno de los responsables del banco, tal y como se hizo con UBS.

El Estado británico posee un 80% de las acciones de RBS, gracias al rescate de 45.500 millones de libras (52.450 millones de euros) llevado a cabo por 2009 por el Gobierno. La presión sobre el Ejecutivo de David Cameron para perseguir a los responsables de la debacle del banco es, por lo tanto, muy grande.