Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Báñez se olvida de la fuga de talento para destacar el descenso del paro juvenil

El desempleo entre los menores de 25 años ha caído en 40.000 personas en el cuarto trimestre

Sin embargo, el dato está condicionado por el desplome de los activos en este colectivo

El número de jóvenes en disposición de trabajar se reduce en 166.000 en el tramo final de 2012

Santamaría y Báñez, tras el Consejo de Ministros.
Santamaría y Báñez, tras el Consejo de Ministros.

La ministra de Empleo, Fátima Báñez, ha destacado este viernes que, pese a que el balance de la Encuesta de Población Activa del cuarto trimestre que deja el número de parados en España al borde de los seis millones es malo, sí ofrece algunos elementos positivos. Entre ellos, Báñez ha destacado el descenso del desempleo entre los jóvenes, que según los datos del INE ha bajado en 40.000 personas. Sin embargo, lo que la ministra no ha comentado es que este recorte, el primero registrado desde finales de 2011, ha estado muy condicionado por la salida de España de miles de jóvenes que tratan de buscar en el extranjero la oportunidad que no les ofrece el mercado laboral del país.

Según los mismos datos de la EPA, el número de personas de menos de 25 años que está en disposición de trabajar se ha desplomado en 166.000 en el cuarto trimestre de 2012, un descenso sin precedentes a lo largo de todo el año, lo que denota que el fenómeno de la fuga de talento se está acelerando. Para las estadísticas del INE, este conjunto de jóvenes que ha dejado de contar como población activa también desaparece del cómputo sobre desempleados.

Además, otro dato que deja en evidencia el presunto descenso del paro entre los jóvenes es que la tasa de paro del colectivo ha vuelto a aumentar entre octubre y diciembre, hasta alcanzar al 55% del total, siete punto más que al cierre de 2011.

Con estos mimbres y frente a 2011, los jóvenes desempleados han aumentado en 46.000 a lo largo de 2012, lo que supone su mayor aumento desde 2009, cuando España también estaba en recesión. A finales del ejercicio, 930.200 menores de 25 años en edad y disposición de trabajar no tenían trabajo. Asimismo, el hecho de que vaya ya por su sexto año consecutivo de subidas deja cada vez menos margen para que siga aumentando.

Pese a esto, Báñez ha dedicado una parte de su exposición a los esfuerzos emprendidos por el Gobierno frenar el desempleo entre los jóvenes. Al respecto, ha apuntado que, según el último balance, en 2012 se firmaron 82.238 nuevos contratos de emprendedores, que es el que permite despedir sin indemnización durante el primer año. Del total, la mitad se han suscrito con jóvenes, lo que, en su opinión, pone de manifiesto que esta fórmula "está funcionando". No obstante, esas rúbricas no impulsaron los compromisos fijos, que hasta noviembre habían caído en unos 25.000 con respecto a 2011, hasta quedarse en 1.085.637.

Más información