_
_
_
_

Las caras del paro

Seis rostros y sus respectivas historias que reflejan los seis años de aumento del desempleo Los jóvenes, los inmigrantes y los parados de larga duración son los colectivos más afectados

El paro ha aumentado de forma consecutiva durante los últimos seis años en España, que es el tiempo que ha transcurrido desde el estallido de la burbuja inmobiliaria hasta la fecha. En este periodo, el país ha superado todos los récords de la historia moderna. No obstante, aunque la caída del empleo ha afectado a todos los sectores y colectivos, la recesión se ha cebado entre los jóvenes, los inmigrantes y los parados de larga duración. También entre los empleados públicos se ha registrado un repunte del desempleo sin precedentes cercanos por los efectos de los ajustes contra el déficit y los recortes de gasto. Aquí te recogemos seis historias con nombres y apellidos por cada uno de los años a la baja que arrastra el mercado laboral español.

Antonio Salom tiene 30 años y es uno de los 3.280.400 españoles que lleva más de un año en paro. Estuvo trabajando para varias empresas de transportes hasta que, hace año y medio, perdió su último trabajo. Desde entonces, nada. “De hecho, buscar trabajo yo ya ni busco”, indica. “Creo que el 90% de los parados ya no están detrás de un trabajo. Es perder tiempo y dinero ir echando currículums en empresas que ya directamente ni los quieren” (leer más...).

Geovanny Chipes y Carola Andrade son de Guayaquil (Ecuador) y llevan juntos 13 de sus 33 años. Los últimos 12 años los han pasado en España, lugar de nacimiento de su hija, de seis. El suyo es uno de los 1.833.700 hogares españoles donde ninguno de sus miembros activos trabaja, un 10,53% del total. Los tres comparten una habitación en el madrileño barrio de Pueblo Nuevo (Leer más...).

Amàlia Garrigós, experiodista de la televisión valenciana, ha sido despedida en el ERE del ente autonómico. Tras 20 años trabajando, ahora está parada pero asegura que no para. Está estudiando un máster y mejorando sus conocimientos de las redes sociales. También presenta libros y conciertos. “Ahora soy una parada muy estresada”, comenta (leer más...).

Sin titul

Raúl Brazal González, madrileño de 35 años, trata de desarrollar su profesión como realizador en un entorno de precariedad en el que nunca ha logrado acceder a un empleo indefinido. Su caso es un ejemplo de los miles de desempleados que no están apuntados a los servicios públicos de empleo y, por tanto, no aparecen en las listas del Ministerio. "A través del Inem no te van a llamar para trabajar en una productora", justifica (leer más...).

Georgeta Prunean, de 42 años, llegó a España hace once años y durante muchas temporadas ha trabajado siete días a la semana, a veces día y noche. Sin embargo, tras dos años saltando entre empleos espóradicos cree que ha llegado la "hora de volver" a Rumanía. "Allí tenemos casa y un huerto, hay trabajo", asegura (leer más...).

Sergi Gómez, de 24 años, estudió Turismo y Dirección Hotelera en la Universitat Autònoma de Barcelona. Trabajó como camarero durante años con contratos temporales, hasta que se hartó de que sus estudios no le ayudaran a prosperar y se marchó a Londres. Es uno de los muchos que ha dejado el país en busca de una oportunidad (leer más...).

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_